En acto sindical, Cristina pidió prudencia en reclamos salariales

La presidenta intenta frenar solicitudes, que llegan al 35%.

Lo más visto



#

La presidenta dijo que el modelo necesita “equilibrio” para seguir funcionando.

BUENOS AIRES.- En medio de la presión de empresarios y consultoras privadas que hablan de un desborde inflacionario, la presidenta Cristina de Kirchner volvió a pedir prudencia en sus reclamos salariales a los sindicatos, en un acto con gremialistas de la construcción (Uocra). “Sabemos que debemos pedirle a todos equilibrio y racionalidad para que el modelo siga funcionando”, expresó la jefa de Estado ante la espiral de pedidos de subas salariales que llegan a 35 por ciento. Cristina también les pidió a los empresarios que “honren” el modelo económico actual porque “ellos fueron los más beneficiados”. La jefa de Estado aseguró que “el gran desordenador del país fue el desempleo en los 30 años previos al 2003, por la desindustrialización a la que fue sometido el país por parte de los gobiernos neoliberales”. “Hay una gran oportunidad de seguir profundizando un modelo que ha dado frutos y fue conquistando y convenciendo a millones de argentinos”, dijo la Presidenta al encabezar el acto de entrega de viviendas construidas por la Uocra en el barrio porteño de Villa del Parque. El presidente de FIAT, Cristiano Rattazzi, advirtió que “la inflación es una droga” que “crea tensión social” y se manifestó “en contra” de las trabas aplicadas a la importación y la utilización de la Ley de Abastecimiento, a la que calificó como “paleolítica”. “No son medidas de un país serio y moderno”, explicó Rattazzi, en diálogo con radio Diez, y aseguró que “la inflación crea un impuesto para la gente de menores recursos y tensiones sociales bastante fuertes”. Por otra parte, se difundió ayer un estudio de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) que expresa el impacto de inflación. Una familia tipo necesitó en enero ingresos por 2.118,2 pesos para no caer en la pobreza, lo que implica un alza de 2 por ciento con respecto a diciembre, estimó la entidad. Por su parte, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) –con la que se mide el nivel de indigencia– para un matrimonio con dos hijos alcanzó en enero un valor de 1.141,5 pesos lo que significa un aumento de 1,7 por ciento frente al mes anterior. Así, el costo de la CBA trepó en enero 33% con respecto a igual mes del año pasado, golpeando sobre todo los bolsillos de los sectores de menos recursos que destinan la mayor parte de sus ingresos a cubrir el gasto de alimentos. (DyN/Télam)

DyN


Comentarios


En acto sindical, Cristina pidió prudencia en reclamos salariales