Alberto Fernández: «Tranquila Cristina, no voy a negociar un ajuste con el Fondo»

Alberto Fernández fue el encargado de cerrar los discursos por el Día de la Democracia. Por su parte, CFK le reclamó al Presidente “grandes acciones” para ponerle condiciones al FMI.   Del acto también participaron a los expresidentes Lula Da Silva y "Pepe" Mujica.





Actualizada 21 hs.

El presidente Alberto Fernández le pidió este viernes en un multitudinario acto en la Plaza de Mayo a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner que esté “tranquila”, porque él no va a negociar la aplicación de un “ajuste” con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Fernández de Kirchner había dicho minutos antes que el Fondo le “soltó la mano” a los presidentes Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa, poniendo “en crisis la institucionalidad argentina”. Atrás, sentado en una silla y sobre el escenario, la escuchó el Presidente.

Al momento de hablar, lo primero que hizo el mandatario fue responderle a su vicepresidenta.

Y le insistió que él no va a firmar un ajuste sobre las jubilaciones, los salarios o la salud y la educación pública.“Primero, tranquila Cristina, no vamos a negociar nada que signifique poner en compromiso el crecimiento y el desarrollo social en la Argentina. Segundo, Cristina, no tengas miedo, que si el Fondo Monetario me suelta la mano, voy a estar agarrado de la mano de cada uno de ustedes, de cada argentino y argentina”, enfatizó Fernández.

Fernández aseguró durante el acto por el Día de la Democracia y de los Derechos Humanos que «por esta democracia que hoy vivimos hubo miles de argentinos que entregaron sus vidas que fueron desaparecidos, sometidos a la tortura, al exilio y que sufrieron prisiones injustas» y pidió que «en reivindicación a todos ellos cuidemos la democracia».

Por otra parte, también afirmó que “bajo el rótulo de los libertarios aparecen los xenófobos”, y señaló que democracia “es también no olvidar a los genocidas y a los que nos endeudaron”.

Fernández además ratificó hoy que «Argentina es un símbolo de los derechos humanos en todo el mundo» y aseguró que su Gobierno sigue «haciendo todo lo necesario para que el último culpable se haga cargo de la responsabilidad que le cupo en la noche más negra que Argentina vivió», en alusión a la última dictadura cívico militar.

Con respecto a la deuda con el FMI, agregó que «la Argentina del ajuste es historia», al resaltar que en las tratativas con la entidad internacional para refinanciar la deuda que contrajo la gestión de Cambiemos «no se negociará nada que signifique poner en riesgo el crecimiento y el desarrollo social» del país.

Recordó que «muchas veces el FMI le soltó la mano a presidentes argentinos y así puso en crisis la institucionalidad de la Argentina», para luego señalar, mirando a la multitud que ocupaba la Plaza de Mayo, que «si el FMI me suelta la mano voy a estar tomado de la mano de cada uno de ustedes, de cada argentino y de cada argentina».

Actualizada 20:15 hs

“Presidente, yo sé que tenemos muchas dificultades, pero siempre digo que antes las grandes adversidades, grandes acciones. Antes las grandes adversidades, grandes acciones”, planteó Cristina Kirchner.

Seguido, remarcó que al FMI hay que decirle “que nos ayude a recuperar de los paraísos fiscales los miles de millones de dólares que se han ido para que les paguemos”. “Presidente comprométase a que cada dólar que encuentre en el exterior se lo vamos a dar primero al Fondo. De los que fugaron, de los que se llevaron sin pagar impuestos. Que sea un punto de negociación con el Fondo”, planteó.

La Vicepresidenta también le pidió públicamente el presidente Fernández que “convoque a todos los partidos con representación parlamentaria para que todos unidos como argentinos de bien, todos los partidos políticos con representación parlamentaria, le digan al Fondo que no se va a aprobar ningún plan que no sea el que permita esta recuperación económica pueda seguir”.

“Es el deber de todos los argentinos, sobre todos aquellos que pertenecen al gobierno”, advirtió la ex presidenta al hablar desde el escenario que se instaló en la Plaza de Mayo.

«Pese a quien le pese, en 10 años duplicamos la clase media en la argentina por más que algunos lo renieguen», aseguró Cristina Fernández de Kirchner al hablar esta tarde durante el acto en Plaza de Mayo, en conmemoración del Día de la Democracia y los Derechos Humanos, encabezado por el presidente Alberto Fernández, y del que participan también los exmandatarios de Brasil, Lula da Silva; y de Uruguay, José «Pepe» Mujica.

«En 2015 teníamos el endeudamiento en moneda extranjera más bajo que se recuerda. Que no se hagan los giles esos que van a los canales de TV a dar números a la bartola. Le pagamos al FMI y dejamos el salario mínimo más alto de Latinoamérica», indicó la vicepresidenta.

Cristina Fernández también consideró que después de su gobierno “se vino la noche en Argentina”, y señaló que luego el poder llegó «con togas de jueces y medios hegemónicos».

Además, afirmó que “en la Plaza de Mayo el pueblo le dijo basta a la dictadura”, y que en el Bicentenario los mandatarios de la región cruzaron ese lugar con millones de argentinos para incorporar ciudadanos”.

Por otra parte, el primero en tomar la plabra durante el acto fue Pepe Mujica quien llamó a los argentinos y argentinas a «cuidar la democracia» y «no estropearla» tras advertir que como sistema de gobierno «no es perfecta, pero hasta ahora no hemos encontrado un sistema mejor».

«Recuerden la fecha, cuiden lo que tienen, la democracia no es perfecta y no puede serlo, porque los humanos no somos perfectos, pero hasta ahora no hemos encontrado un sistema mejor», remarcó el exmandatario oriental,


Alberto Fernández recibió esta tarde al exmandatario brasileño Luis Inácio Lula Da Silva en la explanada de Casa Rosada para participar de la entrega de los premios Azucena Villaflor 2021 y del festival «Democracia para siempre» en Plaza de Mayo, al celebrarse el Día de la Democracia y los Derechos Humanos. Minutos más tarde, pasadas las 16.30, dijo presente la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Alberto Fernández llegó cerca de las 14 al helipuerto de Casa de Gobierno y desde allí caminó hacia su despacho, acompañado de los asesores presidenciales Alejandro Grimson y Ricardo Forster.

Luego, cerca de las 15.30, el Presidente se dirigió hacia la puerta de la explanada de la avenida Rivadavia para recibir a Lula y a su novia para luego ingresar todos a Casa Rosada.

Cristina Kirchner ingresó por la explanada de Rivadavia y, tras pasar por el Salón de los Bustos, se dirigió al despacho del ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro, para iniciar de ese modo una jornada que incluirá, cerca de las 19, su discurso luego de que lo haga Lula da Silva y antes del cierre a cargo del presidente Fernández.

Los premios Azucena Villaflor 2021 fueron entregados a las 17 en el Museo del Bicentenario de Casa de Gobierno, con la presencia de Fernández, la vicepresidenta Cristina Kirchner, Lula y el expresidente uruguayo José «Pepe» Mujica.

Luego, cerca de las 19, Lula fue el primer orador del festival de Plaza de Mayo, seguido por las palabras de Cristina Kirchner y el cierre a cargo del mandatario argentino.

Sorprendió también la llegada a Casa Rosada del director y guionista cinematográfico estadounidense Oliver Stone, amigo del ministro del Cultura Tristán Bauer e invitado a la celebración.

El exmandatario brasileño llegó a Casa Rosada pasadas las 15.30 y fue recibido por Alberto Fernández. (Foto: Telam)

En tanto, los artistas convocados para hoy se fueron ubicando en un espacio cerrado, instalado entre el Salón de los Pueblos Originarios y el acceso principal de calle Balcarce 50.

El acto inició también pasadas las 16.30. Massacre, Los Súper Ratones y Barbi Recanati son las bandas del apartado musical «rockero» en la Plaza de Mayo por el Día de la Democracia y los Derechos Humanos, en una plaza colmada de militantes y banderas.

«Hola loques, un beso, Massacre dice ‘presente’ en la Plaza», dijo Wallas, cantante de Massacre, que subió a las 17 al escenario al ritmo de su canción «La resurrección» y al que le siguió «Plan B: Anhelo De Satisfacción», la canción que los llevó al mainstrean tras 15 años en el under.

Minutos antes, fue el turno de Súper Ratones, pero en la previa de que el quinteto de soft rock comenzará con su repertorio, los animadores de la tarde pidieron a las agrupaciones presentes que corrieran sus estandartes para que el público que colma la Plaza pudiera ver, algo que sucedió y fue aplaudido por los presentes.

«Estamos celebrando la democracia», aclaró el cantante de los Súper Ratones, Mario Barassi, luego de entonar el ultrapegadizo himno de la banda «Cómo estamos hoy, eh».


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Alberto Fernández: «Tranquila Cristina, no voy a negociar un ajuste con el Fondo»