En la UNC estudian cómo prevenir los desastres

Los riesgos del transporte de metanol por ruta. Un seminario para generar conciencia.



NEUQUEN (AN).- Un grupo de profesores, especialistas y alumnos de la Escuela Superior de Salud y Ambiente (ESSA) de la Universidad Nacional del Comahue (UNC) se dedica desde hace tres años a estudiar un tema poco usual: los desastres. "Es siempre un tema pendiente, hasta que ocurre algo como lo de Cromañón, por eso nos interesa crear conciencia y promover la investigación", explicó Enrique Stein, profesor de la ESSA y director del seminario sobre "Impacto de los Desastres en la Salud Pública".

Los desastres son hechos imprevistos, a veces también inevitables, que provocan daños materiales y humanos; aunque siempre es posible disminuir sus consecuencias. Casos como el incendio en el local de Cromañón, o las inundaciones en la provincia de Santa Fe, podrían haber tenido una respuesta rápida y efectiva que redujera el nivel de vulnerabilidad de las víctimas.

Este año, a partir del seminario, se elaboraron una decena de trabajos sobre diversos tipos de desastres, entre los que se encuentra un análisis sobre el impacto que tendría un accidente químico con derrame de metanol en el puente entre Neuquén y Cipolletti. "Aunque no haya un convenio firmado, los autores del estudio conversaron el tema con la empresa Caminos del Valle y ofrecieron su aporte", relató Stein.

El profesor informó que el derrame de metanol en un accidente de tránsito es un riesgo que está siempre presente en las ciudades valletanas, dado que pasan alrededor de 200 camiones por día con la peligrosa carga por la ruta nacional 22.

"La contaminación con metanol puede producir distintos efectos según la cantidad de miligramos en sangre que tenga la persona", comentó Roxana Sotelo, una de las alumnas del seminario. "En casos graves, puede producir ceguera o llegar a ser mortal", añadió la estudiante del seminario.

Sotelo forma parte de un grupo de alumnos que también estudiaron el riesgo de derrame de metanol, pero se avocaron al transporte por vía férrea, tomando el caso de la ciudad de Allen. "El ferrocarril pasa por la mitad de la ciudad", relató la alumna de la UNC, "hay una escuela primaria, galpones de empaque, un canal de riego y una estación de servicio a metros de las vías".

El metanol es una sustancia tóxica que afecta principalmente las vías respiratorias y la piel. "Si bien es un químico que se puede tratar con agua, su peligrosidad tiene que ver con que también es altamente inflamable y no se ve", aclaró Sotelo. La alumna comentó que tienen la idea de entregarle los resultados del trabajo a los bomberos de Allen.

El profesor Stein agregó que hay otro estudio similar que se hizo en Neuquén. "Hace dos años, los bomberos neuquinos participaron del seminario y se elaboró un plan de contingencia por un probable derrame de metanol en las vías férreas dentro de esta ciudad", indicó.

En aquel momento, el transporte de metanol por ferrocarril, desde la planta de Repsol YPF en Plaza Huincul hasta Ensenada, fue motivo de una polémica por el riesgo de contaminación que representa este químico.

El debate terminó con un largo enfrentamiento judicial entre la empresa transportista y las autoridades de varios municipios bonaerenses que continúa pendiente. Por esa razón, el transporte de metanol se realiza provisoriamente en camiones cisterna.

Pocas universidades se ocupan del tema

NEUQUEN (AN)- “La UNC es una de las pocas universidades que trabaja el tema de desastres”, indicó el profesor Enrique Stein. “Otras son la Universidad de Cuyo, en Mendoza, y las universidades del Litoral y Tecnológica, en Santa Fe, que se ocuparon con más fuerza del tema tras lo que pasó en esa provincia con las inundaciones”, agregó. Si bien el seminario dedicado a este tipo de estudios tiene tres años, los docentes de la UNC vienen realizando encuentros sobre desastres desde mucho antes, con la cooperación técnica de la Organización Panamericana de la Salud. “Al hablar de desastres, la gente tiene muy presente el tema de la represa de El Chocón, aunque no implica un riesgo inminente”, comentó Stein. “Hay otros problemas más cercanos, como los accidentes de tránsito o los incendios, que son subestimados”, agregó. El docente aclaró que, en el campo de la prevención de desastres, “la primer gran traba es el presupuesto y la segunda es el desconocimiento”. Stein relató que la falta de previsión ocurre incluso dentro de la propia universidad donde se investigan estos temas. “El año pasado todos los trabajos del seminario se usaron para elaborar un plan para la evacuación por incendio dentro de la UNC, pero aún no hay recursos para ponerlo en práctica”, señaló. Los mismo ocurrió con un plan de contingencia elaborado este año por alumnas del seminario, sobre el posible derrame de productos químicos en un laboratorio de la universidad. “Aún no está el presupuesto para llevarlo a cabo”, explicaron Nadia Venegas y Alejandra Schutz, dos de las autoras del trabajo.


Comentarios


En la UNC estudian cómo prevenir los desastres