“¿En qué quedamos, señor Valeri?”



Estimado concejal Valeri, he leído sus comentarios acerca de que nuestro presupuesto municipal de Bariloche se acerca mucho al presupuesto de una de las ciudades más importantes de Buenos Aires, entendiendo que con la nueva reforma presupuestaria Bariloche tiene un presupuesto de $ 1,25 millones (aproximadamente) por año y La Matanza un presupuesto de $ 2 millones por año, pero allí hay 1,5 millones de personas y aquí no llegamos al 10% de esa población. Realmente los números abruman, y por mucho, la capacidad de entender por qué una ciudad con el 10% de habitantes que La Matanza tiene un presupuesto similar. Según sus números, y sacando una ecuación muy simple de dividir el presupuesto por la cantidad de habitantes, La Matanza invierte en el 2014 $ 1,33 pesos por habitante y Bariloche $ 8,90. Lejos estamos de entender este tipo de resultados cuando vemos el estado deplorable en que se encuentra nuestra ciudad, sus calles, la falta de una verdadera red de asistencia social, la falta de trabajo genuino y permanente, la falta de opciones laborales paralelas al turismo, o que no tengan que ver con el mismo para poder salir del monoingreso; muy lejos estamos de ver las obras de infraestructura que se vienen posponiendo desde hace años, aunque se cansen de anunciarlas, porque, ¿sabe una cosa?, la única realidad son los hechos. Usted se preguntará por qué me dirijo a usted y no al Ejecutivo municipal, que es quien está al mando de la ciudad y las faltas a las que hago mención, y la razón es muy sencilla. Usted, señor Valeri, sale a decirnos a los vecinos que el aumento presupuestario pedido por el Ejecutivo llevó a nuestra ciudad a estar con presupuesto casi siete veces más importante que lo que debería ser, y por otro lado y antes de publicar los medios su interesante nota, levanta la mano y acuerda con el Ejecutivo municipal, a cuatro meses de finalizar el año, un aumento presupuestario de $ 450 millones, más del 50% del presupuesto original de $ 807 millones. ¿En qué quedamos, señor Valeri? ¿Está bien o está mal este tema del presupuesto municipal? El rol de la oposición en democracia es justamente el de no acordar todo lo que le mande el oficialismo; es vigilar, cuestionar, denunciar, controlar. Usted cuestiona, después de votar a favor lo que justamente usted cuestiona luego. Parece un juego de palabras pero en realidad es casi inentendible. Si usted no está de acuerdo con estos aumentos presupuestarios, ya que en su opinión las obras se prometen pero no se hacen, o se pide el aumento para obtener un mayor rendimiento del 15% que puede usar desde el Ejecutivo... digo, si usted sabe (debería al menos saber) el porqué de estas solicitudes, ¿por qué no vota en contra? Si casi todos los concejales de la “mal llamada oposición” saben que esto es simplemente una manera de encontrar recursos para seguir pagando salarios, ¿por qué votan a favor? Si el Ejecutivo tiene necesidad de incrementar descubiertos o partidas para pagar sueldos, ¿por qué no pide formalmente este tema al Concejo Deliberante? ¿Es que les tienen tanto miedo a la verdad y al pueblo? Cuando la calle dice que son todos iguales, ustedes se ofenden. Todos... los oficialistas, la oposición... todos. Bueno, será hora de que comiencen a demostrarlo, porque una cosa es lo que se dice y otra, la más importante, es como se vota. Realmente a veces me parece que el pelaje de la tropa es diferente, pero el dueño es siempre el mismo, y si no es así, lo disimulan muy bien. Jorge L. Fernández Avello DNI 12.862.056 Bariloche

Jorge L. Fernández Avello DNI 12.862.056 Bariloche


Comentarios


“¿En qué quedamos, señor Valeri?”