En un terciario de Roca, crecen las redes solidarias sin ayuda de Educación

Desde el Instituto de Formación Docente Continua reclamaron la falta de módulos alimentarios para los estudiantes por parte del Consejo de Educación. Hasta conseguir respuestas, crearon lazos para ayudar.




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

Foto: Gentileza

Foto: Gentileza

Durante el tiempo de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, el Ministerio de Educación Provincial solamente se entregó 80 módulos alimentarios para una matrícula de 1300 estudiantes en el Instituto de Formación Docente Continua de Roca.

“Se nos hace bastante poco y no alcanza para cubrir las necesidades”, informaron a través de un comunicado dirigido a la Ministra de educación rionegrina, Mercedes Jara.

El reclamo, que ya lleva más de cinco meses, se suma a pedidos anteriores relacionados con la ampliación de viandas para el comedor del edificio. Gracias al trabajo de estudiantes, en su momento lograron cubrir 50 platos para sus compañeros, pero la demanda creció y solicitaron ayuda al Consejo de Educación. Aunque prometieron solucionarlo con 50 cupos más, la respuesta jamás se efectivizó.

“Muchos de los estudiantes de nuestra Institución tienen que decidir constantemente entre comprar comida o poner crédito a sus teléfonos para acceder a internet y así poder tener la posibilidad de la continuidad de sus trayectorias estudiantiles desde la virtualidad”.

Pero ante esta situación, una vez más los estudiantes tomaron las riendas y junto a un grupo de profesores decidieron poner manos a la obra para colaborar con sus compañeros que más lo necesitaban.

Foto: Gentileza

Así, lograron entregar cerca de 320 módulos de alimentos que se armaron con la colaboración de docentes, estudiantes y la comunidad en general. Las donaciones llegaron desde distintos lugares y con un gran trabajo en conjunto pudieron cubrir la necesidad de algunos de los estudiantes del IFDC.

“Tal es el caso de la feria frutihortícola de la ciudad, cuyos trabajadores nos donaron verduras y los chicos fueron a cosechar para después hacer los repartos”, indicó Laura Brion, profesora de la institución.

Varios de los profesores que se sumaron a la iniciativa pusieron a disposición sus autos personales para efectuar la entrega de los módulos, para que cada estudiante que lo solicitaba pudiese acceder a las donaciones.

“Al hacer los repartos, pudimos hacer un relevamiento de la necesidad alimentaria que hay dentro de nuestra comunidad, tanto de alimentos como de conexión. La mayoría de nuestros estudiantes no tiene acceso a Internet para acceder a las clases, lo cual intercede con el derecho de acceso a la educación”, manifestó la docente.

“Creemos que es esencial para cada estudiante recibir no solo una ayuda alimentaria que permita destinar el dinero al pago de algún otro servicio fundamental (como el del alquiler o recarga del celular), sino también una ayuda que permita el acceso a las plataformas virtuales, haciendo efectivo de esta manera el carácter gratuito de la educación”, remarcaron desde la comunidad educativa.

Además, en los últimos meses solicitaron mediante notas a la Delegada zonal de educación la entrega de módulos con artículos comestibles, pero hasta el momento siguen sin respuestas.

Los estudiantes que pusieron el cuerpo en este tiempo indicaron que son conscientes de que si bien sus acciones pudieron alivianar la situación de sus compañeros, no deberían ser los encargados de llevar adelante dichas tareas.

“No debemos ser quienes debamos dejar nuestros estudios, nuestras familias de lado y nos expongamos antes el virus para resolver una problemática que excede nuestras responsabilidades”

resaltaron los estudiantes

En esta oportunidad, quienes participan del pedido solicitaron también que se liberen los datos de todas las plataformas educativas para garantizar la continuidad de los estudios de cada uno de los estudiantes que actualmente “se encuentran ante la disyuntiva de elegir entre comer o estudiar, y en un gran porcentaje terminan decidiendo abandonar los estudios aportando a una deserción estudiantil que va en aumento”.

Para el próximo lunes 31 de agosto ,toda la institución educativa del IFDC planea llevar a cabo una jornada de protesta a través de una plataforma virtual para que sus voces se sigan escuchando y puedan obtener una respuesta a sus pedidos.

Por Vico Martínez Zoni

Comentarios


En un terciario de Roca, crecen las redes solidarias sin ayuda de Educación