En una semana el FMI aprobará la revisión de metas

Ese día se reunirá el directorio del organismo para dar el visto bueno a la primera revisión de las metas, que ya cuenta con una recomendación favorable del titular del



El Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció ayer que el 28 de enero el Directorio del organismo tratará la primera revisión del acuerdo en curso con la Argentina, cuya aprobación será recomendada por el titular del organismo, Horst Köhler, lo que convierte al trámite en un formalismo. Así lo confirmó ayer oficialmente el vocero del FMI, Thomas Dawson, durante conferencia de prensa que se realizó en Washington.

La noticia llegó el mismo día en que se conoció que las cuentas públicas nacionales cerraron con un superávit primario de 8.676,9 millones de pesos, casi 900 millones más que lo pautado con el FMI en el acuerdo que se cerró en setiembre del año pasado.

La auditoría corresponde a las metas fijadas a octubre de 2003 y fueron cumplidas tanto en las pautas cualitativas como cuantitativas, según se desprende del informe técnico que elaboró la misión evaluadora que trabajó en Buenos Aires durante noviembre.

La aprobación de los compromisos de este período se esperaba para mediados de diciembre, pero se demoró un mes y medio ante la intención del FMI de forzar al gobierno argentino a aumentar el superávit fiscal para de esta forma mejorar la oferta de reestructuración de deuda a los acreedores privados.

El asedio del FMI llevó a que el Directorio enviara a la Argentina entre el 23 y 24 de diciembre de 2003 una delegación encabezada por el jefe del caso, John Thorton, para plantear los cambios requeridos.

Pero el gobierno mantuvo su posición y la semana pasada logró que el FMI aceptara mantener sin modificaciones el acuerdo firmado, aunque a cambio tuvo que acceder a acelerar el proceso de reestructuración de deuda.

El propio Köhler le manifestó al presidente Néstor Kirchner, su decisión de recomendar la aprobación, lo cual transforma a la reunión del 28 de enero en un trámite formal.

A raíz de esta situación, la revisión trascendió el orden estrictamente económico y se transformó en un tema político.

La postergación provocó que el Directorio se reúna a menos de un mes de que una nueva misión sea enviada al país, esta vez para verificar las pautas del segundo tramo del acuerdo, correspondiente al cierre de 2003.

El gobierno aseguró que cumplió con las metas fiscales acordadas, por lo que el estado de la negociación de la deuda será nuevamente el núcleo de la discusión.

Si bien en la carta de intención no existen parámetros económicos exigibles, si se estipulan los lineamientos generales de la reestructuración a llevar a cabo y una serie de pasos legales y administrativos a cumplir.

Según voceros de Economía, la misión que auditará el segundo tramo del acuerdo llegaría a Buenos Aires durante la segunda quincena de febrero.

Esta revisión se llevará a cabo bajo una presión adicional, ya que en marzo la Argentina debe afrontar un vencimiento con el FMI por 3.000 millones de dólares.

Días atrás se corrió el fuerte rumor de que Argentina no estaba en condiciones de cancelar estas obligaciones.

El gobierno ya advirtió que no pagará ese abultado servicios en caso que también existan dilaciones en la aprobación de la segunda revisión por parte del Directorio del FMI.

Argentina sobrecumplió con el Fondo

Las cuentas públicas registraron un superávit primario -antes del pago de intereses de la deuda- de 8.676,9 millones de pesos en 2003, lo que representa un sobrecumplimiento de 886,9 millones respecto de la pauta de 7.790 millones fijada con el Fondo Monetario Internacional (FMI), según informó ayer el secretario de Hacienda, Carlos Mosse.

En diciembre de 2003 el sector público tuvo un déficit de 179,8 millones de pesos, como consecuencia del adelanto de gastos que habitualmente se computan en enero, como por ejemplo el pago del medio aguinaldo a estatales y jubilados.

Los números fiscales correspondientes al cierre de 2003 serán auditados por el FMI durante la misión que trabajará en Buenos Aires durante la segunda semana de febrero y están fuera de la evaluación del programa que el directorio del organismo realizará el 28 de enero.

En diálogo con periodistas acreditados en el Palacio de Hacienda, Mosse explicó que "el traslado a enero de algunos gastos aliviará al gobierno" en el objetivo de alcanzar una ganancia fiscal de 1.100 millones de pesos durante el primer trimestre de 2004, tal como se fijó en la carta de intención suscripta con el FMI.

El secretario reveló que con el FMI se había acordado adelantar el pago del aguinaldo sólo para las jubilaciones mínimas y que la posterior ampliación de esa medida a todos los pasivos y estatales implicó un gasto adicional no contemplado de 700 millones de pesos.

Esta decisión le da margen de maniobra al gobierno, ya que al finalizar el primer mes del año estará a un paso de obtener una porción sustancial del tope comprometido para todo el trimestre.

Pese a esta holgada situación fiscal, Mosse señaló que por el momento no hay nada "que indique que se podrá adelantar para el primer semestre del año" tal como se especulaba.

Acerca del comportamiento fiscal en 2003, el funcionario destacó que en las provincias también se alcanzó la meta de superávit primario que oscilaba en los 1.480 millones de pesos. Señaló que en diciembre el déficit fue menor al pensado como consecuencia de una recaudación mayor a la prevista y de un efecto positivo de caja por el final del canje de las cuasimonedas. Mosse admitió que hubo "un aumento de gatos en algunos sectores" pero defendió su administración al sostener que "el crecimiento de los recursos fue más pronunciado que el del gasto".

 

(DyN/Télam)


Comentarios


En una semana el FMI aprobará la revisión de metas