En Viedma cerrarán un foco infeccioso





La erradicación del “prebasural” fue ordenada por la Justicia luego de un amparo ambiental. (Foto: Marcelo Ochoa).

El municipio de Viedma se apresta a clausurar y ceder a un privado un predio de cuatro hectáreas denominado “pre-basural” que por más de 20 años fue un foco enorme de contaminación. Será en el marco de las modificaciones que se están llevando a cabo para poner en marcha el proyecto de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (Girsu) que involucra en el tratamiento integral a esta capital, Patagones y San Javier.

Este sitio está ubicado sobre la ruta provincial Nº 1 y fue creado a fines del siglo pasado con el objeto de depositar –en forma exclusiva- escombros y residuos de poda cuando el casco urbano no se había extendido hasta ese lugar.

Una gestión municipal tuvo la buena voluntad de agregarle valor al predio instalando un galpón y una planta de reciclaje. Quedó inutilizada luego de un hurto de los bienes patrimoniales con posterior incendio y destrucción total.

En ese momento fue necesario radicar un sereno pero con el paso del tiempo, los vecinos en forma inorgánica, dejaban allí todo tipo de desperdicios transformándose en consecuencia en un verdadero basural a cielo abierto con residuos sólidos urbanos (RSU) más plásticos y cartón, y desnaturalizando sus funciones.

Ni siquiera funcionó como alternativa la instalación de un contenedor en el ingreso para los RSU. El predio era utilizado por camiones pequeños para el depósito de los residuos domiciliarios provenientes del servicio de recolección que luego eran colocados en contenedores para su traslado al destino final en “La Salinita”, el basural mayor ubicado a 22 kilómetros de la ciudad que está siendo ampliado para el proyecto Girsu. Como ese procedimiento se demoraba, los residuos quedaban varios días allí.

Como consecuencia de ello, comenzaron a proliferar los roedores que se extendieron a barrios circundantes, y además se transformó en escenario de numerosos y reiterados incendios intencionales, cuyo humo tóxico cubría gran parte de la ciudad.

El funcionamiento irregular cayó en manos de la Justicia de esta capital a partir de la presentación de un amparo ambiental, y en ese marco, la Municipalidad confirmó como fecha de cierre el 31 de julio en coincidencia con la puesta en marcha del proyecto Girsu, que prevé el inicio de actividades de una planta de procesamiento de cartón y plásticos, ubicada en la periferia, el refuerzo de actividades en el enterratorio de “La Salinita”; en tanto que Patagones recibirá los escombros y residuos voluminosos.

El secretario de Obras Públicas, Mario Castro, explicó a “Río Negro” que a la jueza civil Carolina Scoccia se le informó de la mencionada fecha “tope”, sujeta al nuevo proyecto, y que en forma paralela, el municipio tiene en proceso un convenio firmado por el cual cede el predio a una organización no gubernamental.

Se trata de la iglesia Hijos del Altísimo, cuyos integrantes deben hacerse cargo de una parte de la remediación a cambio de la construcción de una escuela en parte del predio. Para el municipio, la fecha de cierre y entrega del espacio es a fines de julio.


Comentarios


En Viedma cerrarán un foco infeccioso