Alemania extenderá la operación de sus centrales eléctricas a carbón

El gobierno de Alemania aprobó recientemente dos decretos para prolongar su funcionamiento. Por un lado, podrán funcionar hasta marzo de 2024 y, por el otro, habilitará la producción de 1,9 GW más de energía.

El gobierno de Alemania aprobó el miércoles pasado dos decretos destinados a prolongar y aumentar la operación de las centrales eléctricas a carbón, puestas en funcionamiento después de junio. Por un lado, las extendieron hasta el 31 de marzo de 2024 y por el otro, buscan recuperar la capacidad de 1,9 GW que se mantiene inactiva hasta el 30 de junio de 2023 para aumentar la oferta.

El ministerio de Economía en un comunicado de prensa se refirió a dos esquemas de reserva relacionados: tanto el de red como el de suministro son «importantes para prepararse para el próximo invierno«. Marcaron que «el uso adicional de carbón en la electricidad está destinado a reducir el uso de gas«.

El decreto de reserva de la red amplía las operaciones principalmente para plantas alimentadas con carbón. Su reincorporación en el mercado se aprobó en julio y en ese entonces, la medida se extendía hasta el 30 de abril de 2023. Algunos operadores consideraron demasiado breve el periodo, por lo que solicitaron su extensión.

Tras la medida, podrán operar hasta el 31 de marzo de 2024, siempre y cuando se mantenga la fase de alarma de la etapa dos del plan de gas de emergencia de tres niveles que se firmó el 23 de junio. Esta fase se activó cuando el gobierno vio un alto riesgo de escasez de gas a largo plazo. A su vez, seguirá si se activa la etapa tres, dedicada a tomar medidas por falta de suministro para cubrir la demanda, explicaron.

El segundo decreto se aplica a 1,9 GW de capacidad de energía producida con carbón extraído en el país que había sido retirada del mercado. La capacidad podrá volver a partir del 1 de octubre o más tarde hasta, por el momento, el 30 de junio de 2023. Para ello, debe mantenerse la etapa dos o tres de la emergencia de gas.

El decreto permite las operaciones de Niederaussem E y F y Neurath C de RWE que tienen poco menos de 300MW cada una; y las unidades Jaenschwalde E y F, de 500MW cada una, operadas por Leag. Empresas como Steag, Uniper y RWE ya habían exigido claridad legal para planificar operaciones continuas y reactivar las centrales.

Con el recorte drástico de las exportaciones de gas ruso, las industrias manufactureras lidian con un suministro limitado. A su vez, los usuarios residenciales tienen incertidumbre sobre el abastecimiento de gas para los próximos meses del invierno.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios



Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora