El Grupo Techint fue el único oferente para proveer los caños del gasoducto a Vaca Muerta

La única oferta que recibió la estatal Ieasa correspondió a la firma Tenaris Siat S.A. La compañía del grupo que encabeza Paolo Rocca deberá proveer los caños para la obra clave para el abastecimiento del gas del próximo invierno.

La licitación internacional lanzada por Integración Energética Argentina (Ieasa), la exEnarsa, para el aprovisionamiento de los caños necesarios para el tendido del gasoducto Presidente Néstor Kirchner, culminó con un solo oferente: la firma Tenaris Siat S.A. perteneciente al grupo Techint de Paolo Rocca.

Si bien desde un comienzo la firma era la gran postulante a la realización de la obra, en las últimas semanas se habían avivado rumores a partir del interés que mostró la empresa china Gezhouba de participar en la compulsa.

Pero en la apertura de los sobre realizada esta tarde hubo finalmente una sola oferta, por lo que de no mediar inconvenientes, la firma se haría con el contrato de aprovisionamiento de los ductos por el que cotizó un total de 567 millones de dólares.

Por los plazos previstos en la compulsa, la adjudicación está prevista recién para el último día de abril, aunque con un solo oferente en la mesa, se espera que las gestiones se agilicen, al menos desde el lado de la metalúrgica.

La provisión de las cañerías es el talón de Aquiles de toda la obra (junto a su financiamiento, claro está). Es que desde antes de la licitación era clara la incapacidad de las fábricas nacionales para producir en tiempo todos los caños necesarios, por lo cual desde el día uno se supo que se requerirá la importación de buena parte de esos caños.

Si eso ya implicaba un costo más alto al tener que ser pagado en dólares, la invasión de Rusia a Ucrania recalentó el ambiente. Ambos países producían hasta iniciado el conflicto el 30% del metal utilizado para formar los caños, por lo que ahora ese insumo se encareció considerablemente e infló los costos del gasoducto a Vaca Muerta.

La línea es clave tanto para el país como para Vaca Muerta en sí. Desde el gobierno se espera que esté en condiciones de funcionar para el invierno del año que viene, dado que permitiría reemplazar 11 millones de metros cúbicos por día de gas importado, es decir el equivalente a la inyección que se realiza desde el buque regasificador de Bahía Blanca.

Pero también es clave para las operadoras de Vaca Muerta que no pueden aumentar su producción ante la saturación de los actuales gasoductos, lo cual dejará en este invierno al país con menos gas que en 2021, ya que si bien las cañerías que unen Neuquén con Buenos Aires irán llenas, la producción del resto del país ha caído y no podrá ser compensada como el año pasado con la Cuenca Neuquina.

Con este paso dado hacia el inicio de la obra, desde Ieasa se debe ahora no solo avanzar en la licitación de la empresa constructora sino también integrar el fideicomiso con los fondos previstos para comenzar a pagar en poco más de un mes los primeros desembolsos de una obra que el año pasado se estimó en 1566 millones de dólares.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios



Registrate gratis

Disfrutá de nuestros contenidos y entretenimiento

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora