Irán pone en marcha una refinería en Venezuela tras un contrato millonario

El país asíatico terminó la restauración y puesta en funcionamiento de la refinería El Palito. El contrato fue por 114 millones de dólares.




El ministro de Petróleo iraní, Javad Owji, confirmó el domingo que el país comenzó a refinar su petróleo crudo en Venezuela, tras haber terminado la restauración de la refinería El Palito. Su capacidad es de 100.000 barriles diarios de crudo y requirió una inversión de 114 millones de dólares.

El contrato, por un monto de 114 millones de dólares, fue firmado por la empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y la empresa estatal la Compañía Nacional de Refinación y Distribución de Petróleo de Irán (Niordc, por sus siglas en inglés) en mayo de 2022. Establecía la restauración y la puesta en funcionamiento de la refinería ubicada en el municipio de Puerto Cabello, en el estado venezolano de Carabobo.

Según señaló el ministro, los planes para la vinculación se han estado gestando durante bastante tiempo: «Este fue un sueño de 43 años de antigüedad que se hizo realidad gracias a los esfuerzos de mis colegas de Niordc». El anuncio se produjo después de la visita oficial de una delegación encabezada por Owji a Venezuela.

El acuerdo estipulaba que Pdvsa, dueña de la refinería, recibiría 4 millones de barriles de crudo pesado iraní de la compañía por Naftiran Intertrade Company durante julio para ser tratado en la instalación de El Palito. Los volúmenes adicionales permitirían a Venezuela impulsar la producción de su grado de exportación insignia, Merey.

Cuando se firmó el acuerdo, la refinería estaba operando a casi la mitad de su capacidad después de reiniciar una unidad de destilación de crudo a principios de mayo.

La cooperación entre Caracas y Teherán ayudó a que Venezuela impulsara sus exportaciones de petróleo a más de 700.000 bpd de crudo y productos refinados el mes pasado, según documentos internos de Pdvsa. China es el mayor comprador de petróleo y combustibles venezolanos y del petróleo iraní. A su vez, en el último tiempo aumentó su demanda de petróleo ruso.

El próximo proyecto en carpeta entre ambas naciones es Paraguaná, un complejo de dos refinerías que se encuentra entre los más grandes del mundo con una capacidad de 955.000 barriles por día. El centro, conocido como CRP, operó a solo el 17% de su capacidad en abril, según estimaciones.

Los dos países sancionados por Estados Unidos han fortalecido la cooperación energética en los últimos años, ya sea desde el intercambio de petróleo pesado venezolano por gasolina, condensado, piezas de refinería y asistencia técnica por parte de Irán.


Comentarios


Logo Rio Negro
Irán pone en marcha una refinería en Venezuela tras un contrato millonario