Vaca Muerta y las PASO: entre el miedo al déjà vu y los posibles anuncios

Las empresas de la formación reconocieron estar en una situación ambivalente. Hay expectativas ante los posibles anuncios en materia de importaciones, pero con el temor a que el resultado de las elecciones genere más mar de fondo y pueda derivar en medidas restrictivas como pasó en 2019. Desde las firmas se destaca el apoyo general al desarrollo de la formación shale.

El devenir de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) concentró la atención de las empresas que operan en Vaca Muerta, en donde este año invertirán más de 7.500 millones de dólares. pero el resultado de los comicios puso a las compañías ante un escenario ambivalente, entre las expectativas y el miedo.

En el primer caso, el de las expectativas, radica en el listado de 10 puntos que se difundió en la víspera de las PASO sobre las medidas que Nación anunciaría en esta semana. Puntualmente en lo que hace a la aprobación de las importaciones que se hagan con dólares propios o blanqueados, una medida que sería un alivio al escaso stock de repuestos que enfrenta Vaca Muerta.

Esa expectativa se suma a una confianza extra que tiene el sector, y es que desde lo discursivo prácticamente todos los candidatos que quedaron en los primeros puestos se han pronunciado a favor de que Vaca Muerta siga creciendo. “Hay un consenso hoy sobre la necesidad de desarrollar Vaca Muerta y no tenemos el miedo de antes de que un cambio de gobierno o partido pueda frenar el desarrollo”, comentan casi al unísono desde las empresas consultadas.

Si bien este apoyo al shale no se espera que cambie, las medidas preanunciadas por el gobierno quedaron anoche con una cuota de incertidumbre ante el resultado provisional de los comicios y en especial ante lo que pueda suceder con la valuación del dólar a partir de mañana.

Pero además de ese nubarrón, también hay un telón de miedo en las empresas ante el resultado de estas PASO, y en este caso no es un miedo hipotético, sino que el temor es al déjà vu, a que se repita lo que sucedió luego de las primarias del 2019.

En ese momento un resultado adverso al gobierno de turno, sumado a un aumento del dólar llevó a que se tomara una de las peores medidas que se aplicó contra el sector hidrocarburífero, el congelamiento y pesificación del precio del petróleo y las naftas.

La medida desplumó a la gallina de los huevos de oro que es Vaca Muerta, que como en los cuentos de Quiroga se replegó en un tronco hasta que el plumaje volvió, haciendo que la producción cayera y pasara factura un año después en el segmento del gas.

Ese escenario no es demasiado diferente al actual, con el dólar asechando. Y un resultado que otra vez es adverso al actual gobierno.

Precisamente por esto es que las empresas se anticiparon a las elecciones en su reclamo por las trabas a las importaciones y lograron una serie de aprobaciones antes de los comicios. La duda, a fin de cuentas, es lo que pasará a partir de mañana.

La crisis de importación de insumos y equipos dejó en evidencia un serio problema que hoy tiene el sector, y que quien lidere el próximo gobierno deberá atender. Y es que si bien las empresas podrían administrar gran parte de sus importaciones con sus propios billetes verdes producto de las exportaciones del sector, el punto está en a qué valor se reconocen esos dólares entrantes, pues hoy aunque la empresa exporte 100 dólares, no podrá disponer de esos mismos 100 dólares para importar, sino de exactamente la mitad por el tipo de cambio aplicado.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora