“¿Es la diplomacia correcta?”

El estallido de la primavera árabe, hace ya cuatro años, marcó un tiempo nuevo en las relaciones entre Estados Unidos y los países del Golfo. Durante este tiempo han arreciado las tensiones entre Arabia Saudita e Irán, hasta el punto que su enemistad, como si de una nueva Guerra Fría se tratara, se ha trasladado al campo de batalla en Irak, Siria o Yemen. Las tensiones, más allá de las diferencias religiosas, son manifestación de una lucha de poder por el control de Oriente Medio. Una puja que ha propiciado la creación de un monstruo, el Estado Islámico y ha provocado el asesinato de cientos de miles de ciudadanos inocentes. En medio de estas tensiones, Estados Unidos ha buscado acercar posiciones con Irán. Pero el equilibrio en la zona exige que ahora trate de tranquilizar a las monarquías del Golfo, inquietas por el nuevo papel de Teherán. La cita ha sido en Camp David y el motivo, un firme compromiso de apoyo militar estadounidense a sus antiguos aliados. De este modo, Obama quiere colocar de nuevo a Estados Unidos en el centro del envenenado tablero de Oriente Medio, realzando su protagonismo internacional frente a Rusia y China. Sin embargo, no basta el poderío militar y el económico, hace falta una inteligencia que cabe preguntar si abunda en la actual Casa Blanca. Jesús Martínez Madrid NIF: 71.246.596W España

Jesús Martínez Madrid NIF: 71.246.596W España


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora