Escasez de agua: el gobierno provincial espera apoyo de Nación para una obra de 600 millones

El objetivo es construir una nueva obra de captación en el lago Gutiérrez. El proyecto ya fue presentado, con la aspiración de que quede incluido en el presupuesto 2022.





La fuerte sequía que afecta a la región podría deparar un verano con faltante de agua en los barrios del Alto barilochense y para dar respuesta a los reclamos el gobierno provincial avanzó con algunas obras de refuerzo en las redes y sistemas de abastecimiento mientras espera definiciones de Nación para construir una nueva obra de captación en el lago Gutiérrez.

El ministro de Obras Públicas, Carlos Valeri, dijo que ese proyecto cuesta 600 millones de pesos y ya fue presentado a su par del gobierno nacional, Gabriel Katopodis, con la aspiración de que quede incluido en el presupuesto 2022.

Referentes barriales del sur y del oeste se concentraron ayer en el Centro Cívico para reclamar por la calidad del servicio y recordaron que el acceso al agua potable “un derecho consagrado en la Constitución”. El bloque de legisladores del Frente de Todos se hizo eco y planteó un pedido de informes sobre la obra desde el lago Gutiérrez hacia los barrios del Alto, “cuya finalización fue prevista para este año”.

Valeri reconoció que durante el verano pasado -cuando hubo otra ola de protestas por la crisis en la provisión de agua originada en la bajante del arroyo Ñireco- les informó a los vecinos sobre esa obra, que tenían planificada como una solución de fondo, pero “nunca se dijo que estaría lista para este verano”.

Explicó que por su envergadura necesita financiamiento nacional y que la receptividad encontrada en el ministerio de Katopodis fue muy buena. Aunque hasta ahora no hay presupuesto asegurado ni convenios a la firma.

Según Valeri, esa obra de captación y bombeo brindará respuesta a la demanda de agua de “toda la Pampa de Huenuleo” y está proyectada para el crecimiento futuro de toda esa zona, ya que alcanzaría para abastecer de agua a 65.000 personas. “Es una obra como la que necesita toda Villa Regina, pero solo para un sector de Bariloche”, afirmó.

Según el funcionario, este verano también habrá una acentuada vajante en los arroyos y vertientes que rodean a Bariloche, pero confían en evitar la escasez con las obras complementarias que se ejecutan para atender la mayor demanda.

Dijo que ese plan incluye la instalación de una quinta bomba para ampliar la captación de agua en el Nahuel Huapi, para la planta del kilómetro 2 de Bustillo, a razón de 300 metros cúbicos/hora.

Además se dispondrá de un acueducto paralelo desde la planta potabilizadora de Pioneros hasta El Frutillar y una nueva impulsión para dar mayor velocidad al agua y al llenado de las cisternas. Además se realizó un refuerzo en la toma de agua de Los Manantiales para aumentar la captación en 70 metros cúbicos por hora.

A eso se suma, según informó el ministro, la desvinculación del barrio Villa Lago Gutiérrez, que ya no dependerá del mismo sistema que los barrios del Alto sino que tendrá captación en el lago, con cisterna de distribución en Reina Mora.

También afirmó que hacia el este, donde también preocupan los cortes recurrentes de agua, un nuevo acueducto servirá al os loteos que rodean a Las Victorias para independizarlos de ese barrio.

En todos esos casos son usuarios atendidos por Arsa. Valeri explicó que en los barrios del oeste, cuyos referentes también participaron de la protesta, el servicio depende de las juntas vecinales, con regulación del DPA, y que allí hay obras encaradas por el municipio a través del programa “Argentina Hace”.

Estamos mucho mejor que el verano anterior”, aseguró el ministro. Dijo que la infraestructura es importante “pero también tiene mucho que ver el comportamiento de la gente” para evitar el uso excesivo, por ejemplo en tareas de riego.


Comentarios


Seguí Leyendo

Escasez de agua: el gobierno provincial espera apoyo de Nación para una obra de 600 millones