Esquí de fondo, como en los viejos buenos tiempos



#

El cerro Catedral cuenta con una pista de esquí nórdico o de fondo, una modalidad del esquí que se remonta a los primeros tiempos del uso de tablas sobre la nieve como medio de transporte y que hoy se practica como una actividad recreativa, muy divertida, accesible para todos e ideal para realizar en grupos de todas las edades.

No se requieren mayores preparativos ni condiciones especiales para gozar de la experiencia del esquí nórdico, solamente las ganas de hacer un deporte diferente y disfrutar del paisaje y el momento en compañía de amigos o familiares.

Aquellos que conocen el esquí alpino verán de inmediato que se trata de algo muy diferente, mucho más que la distancia que separa el snowboard de las tablas. Por empezar, mientras que en el alpino solamente se desciende, el esquí nórdico se practica en pistas de escasa pendiente, en la que se combinan subidas, bajadas y llanos. En el nórdico hay dos clases de técnicas: la técnica clásica y la de skating o patinador. Ambas tienen pasos determinados para cada desnivel, a fin de evitar sobreesfuerzos a la hora de practicarlo. El esquí clásico mantiene movimientos casi naturales, similares a la caminata de cualquier persona, mientras que el skating simula el movimiento de un patinador sobre esquíes, acompañado por los bastones.


Comentarios


Esquí de fondo, como en los viejos buenos tiempos