Estafa de policías: el excabo habría usado su divorcio en el desvío de fondos

Los agentes de Neuquén acusados afirmaron que cedieron sus cuentas bancarias porque no sabían del origen del dinero, que eran adicionales de la fuerza que manejaba Studnidtz. Afirmaron que les decía que eran ingresos propios que no podía depositar en su cuenta.



#

El desfalco a la policía alcanzó 1.000.000 de pesos. Studnidtz hizo un acuerdo previo con la fiscalía. Ayer fue el último día del juicio. (Foto: matías subat )

El ex cabo de la policía Ezequiel Studnidtz habría utilizado su reciente divorcio para elaborar el ardid con el cual desfalcó, al menos, en 1.000.000 de pesos a la Policía neuquina.

Los abogado defensores de los dos únicos policías que llegaron a juicio por desviar fondos de la cuenta de Adicionales, plantearon que sus clientes no sabían de dónde provenía el dinero y que habían prestado sus cuentas a Studnidtz de buena fe.

Los dos policías que están siendo juzgados recibieron en sus cuentas de sueldo un total de 619.238 pesos.

Sin embargo y sin desconocer que los depósitos existieron, las defensas de cada uno de los imputados insisten en que los efectivos no tenían conocimiento del origen del dinero y que toda la responsabilidad recae en el excabo Ezequiel Studnitz, quien ya llegó a un acuerdo pleno con la fiscalía por el delito.

El imputado reconoció su participación y se acordó una pena de 3 años en suspenso, la reparación económica en favor de la administración pública de la Provincia del Neuquén por 459.727 pesos , que fije un domicilio y no consuma estupefacientes o bebidas alcohólicas.

En la última jornada del juicio por fraude a la administración pública, los defensores particulares Marina Díaz y Marcelo Sterz, citaron a cuatro personas, entre ellas algunos policías que deslizaron cómo habría sido la maniobra que utilizó el ex cabo para convencer a al menos cinco personas y poder así concretar la estafa.

Según relataron los testigos y los propios imputados, Cristian Benavídez y Elizabeth Aguilar, quienes tomaron la palabra al final de la audiencia, Studnitz era una persona agradable y que se ganaba la confianza de sus allegados.

Además alardeaba de un nivel de vida elevado, que se sustentaba con el buen pasar económico de su familia y en algunos negocios que realizaba por fuera de su trabajo en la policía: decía ser organizador de eventos en boliches y representante, además de dedicarse a la compra y venta de vehículos.

Benavídez explicó que era chofer de la madre de Studnitz -la comisario general Lía Ferragut- y que el joven que estaba a cargo de la cuenta bancaria de Adicionales de la policía, le pidió como “favor” que le prestara su cuenta bancaria para realizar depósitos del dinero que ganaba con los eventos.

Para lograr convencerlos, decía a las personas que se había divorciado recientemente y que no quería acreditar esa plata en su cuenta, para evitar que su ex esposa se la quitara.

Los imputados señalaron que ellos accedieron a ayudarlo, pero que nunca se quedaron con el dinero.

Los depósitos se realizaban semanalmente, rondaban los 5.000 y 6.000 pesos cada uno y aseguraron que todo el dinero era entregado a Studnitz.

En el caso de Aguilar, la mujer manifestó no conocer al cabo policial, pero explicó que el vínculo entre ellos dos era a través de un hermano de la mujer, quien sería amigo de Studnitz.

Finalmente los abogados particulares solicitaron la absolución, en tanto la fiscalía rechazó su hipótesis y entendió que los imputados sabían la finalidad de la maniobra, por eso solicitó que se de declare la responsabilidad de los imputados.

El caso causó malestar en los altos mandos

Un comisario que fue citado a declarar durante el juicio manifestó que cuando se conoció la estafa a las cuentas de Adicionales de la fuerza policial neuquina, se generó un gran malestar entre los oficiales de mayor jerarquía.

Aclaró que Ezequiel Studnitz, era apenas un cabo de la institución con unos siete años de trayectoria y sin embargo le habían asignado un cargo en el cual “manejaba millones de pesos”.

El policía, que también participó del plenario administrativo de la policía donde enjuiciaron a todos los efectivos involucrados, manifestó que durante este proceso interno se ventiló que “Studnitz manejaba una cuenta con millones de pesos y no le rendía cuentas a nadie”.

Explicó que no tenía un supervisor que lo auditara y que solo se comunicaba con la plana mayor de la jefatura: “había malestar entres los oficiales con cargo por esta situación”, declaró.

La causa original tiene 3 imputados más: uno también pertenece a la policía (fue absuelto) y dos son empleados del ministerio de Salud (accedieron a la suspensión de juicio a prueba, reconociendo su participación).

El excabo Studnidtz estaba a cargo de los Adicionales de la policía provincial. Es hijo de la comisaria general Lía Ferragut.

Datos

El excabo Studnidtz estaba a cargo de los Adicionales de la policía provincial. Es hijo de la comisaria general Lía Ferragut.

Temas

Estafa

Comentarios


Estafa de policías: el excabo habría usado su divorcio en el desvío de fondos