Estos 'Chicos' son 'Malos' pero defienden sin pegar

Detroit dio el golpe en la casa de los Lakers. Hoy vuelven a jugar.



Las finales de la NBA están en marcha y de movida, una sorpresa: los "Chicos Malos" son cariñosos. Esta nueva versión de Detroit Pistons también defiende a morir, pero en el primer juego sólo cometió 17 faltas personales, el entrenador Larry Brown rotó el plantel a su antojo y fue victoria ante Los Angeles Lakers, por 87-75.

El "Staples Center" quedó mudo después de la demostración defensiva que hizo su rival. Todos fueron a ver una victoria de O'Neal, Bryant y compañía, pero el tiro les salió por la culata.

Esta noche (a las 21.30, por ESPN+) volverán a encontrarse en el mismo escenario, pero Detroit ya le robó la localía y puede ser campeón en casa, porque la modalidad de la final es de 2-3-2.

Al enorme trabajo en su llave, los Pistons le agregaron una buena selección de lanzamientos y cuando esta combinación funciona, todo se facilita.

El irregular Chauncey Billups esta vez fue brillante y lideró a su equipo, con 22 tantos. Además fue vital la tarea de los Wallace, Ben y Rasheed, con 8 rebotes cada uno.

Sin embargo la gran figura del encuentro fue el gigante O' Neal, quien jugó el mejor partido del año, pero sólo tuvo la compañía de su socio Bryant. Shaq hizo 34 puntos, pero lo llamativo estuvo en la efectividad (8/12 en libres y 13/16 en dobles); mientras que Kobe terminó con 25 tantos y 4 asistencias.

Cuando las dos figuras suman más de 50, por lo general el equipo gana, pero esta vez no fue así ya que los demás protagonizaron una borrada colectiva.

Entre siete jugadores aportaron 16 tantos y los puntos más bajos fueron el forward Karl Malone (anotó 4) y el base Gary Payton (3), quienes este año quieren cortar la sequía de títulos.

Ambos resignaron muchos dólares para jugar en el múltiple campeón durante esta temporada y retirarse con un anillo, pero con producciones como estas, es casi seguro de que se van a quedar con las manos vacías. (AN)


Comentarios


Estos 'Chicos' son 'Malos' pero defienden sin pegar