Exámenes y licencias



La polémica entre el gremio y el gobierno por los exámenes preocupacionales a los docentes en Río Negro actualizó el debate sobre el control de las condiciones laborales y de salud de quienes tienen a su cargo la educación de miles de niños en la provincia.

La Unter volvió a poner en la mesa lo que consideró injustas condiciones para ingresar a la carrera docente, y habló de “despidos” de quienes ya estaban ejerciendo sus cargos. Las diferencias vienen desde el año pasado, cuando tras los exámenes se excluyó a varios trabajadores de la educación por considerarlos no aptos para la actividad.

El gremio aseguró que el gobierno no cumplió las promesas realizadas en las reuniones paritarias de enero, cuando prometió estudiar las quejas sobre el funcionamiento del sistema. Entre otras cosas, reclamó que el aspirante a la docencia sea informado en el mismo momento en que se realiza la evaluación. Finalmente calificaron de “arbitrarios” muchos de los diagnósticos realizados, que fueron refutados por estudios privados y que provocaron que al menos 20 aspirantes a la docencia no pudieran trabajar.

El sistema de exámenes preocupacionales fue implementado en el 2016, como una de las herramientas del gobierno para bajar el elevado costo que para el Estado provincial tienen las múltiples suplencias en casos de licencias por enfermedad. Que además resiente la calidad de la enseñanza, ya que hay alumnos que llegan a tener entre dos y tres docentes en poco tiempo.

Paralelamente a la exigencia de preocupacionales, se implementó el mecanismo del 0800 que permite monitorear las licencias de casi los 21.000 docentes de toda la provincia en forma ágil y expeditiva. El gobierno consideró tan exitoso el sistema que planea extenderlo al resto de la administración pública a mediados de año.

El Ministerio de Educación ha defendido el sistema, señalando que existen estándares de salud que todos los docentes debieran cumplir al asumir un cargo, con el objetivo de “preservar el derecho a la educación de nuestros estudiantes en todos los niveles y modalidades”. Rechazó los cuestionamientos a la idoneidad de las juntas médicas, asegurando que los reclamos se limitan a unos pocos casos puntuales en Bariloche, Roca y Viedma, afectando a menos del 2% de las personas en el caso de exámenes físicos y menos del 1% en los tests psicológicos. Al mismo tiempo rechazó la pretensión de querer igualar exámenes privados contratados por el interesado con los que realiza el Estado, con juntas médicas conformadas por el sector público y que tienen posibilidad de revisión administrativa o judicial. Al mismo tiempo expresó que, junto al sistema del 0800 para tramitar licencia, ha permitido bajar considerablemente el ausentismo y las licencias por enfermedad en los dos últimos años.

Los números preliminares parecieran darle la razón. Desde que mejoraron los controles, tanto en el ingreso a la carrera docente como en los permisos por razones de salud, se registró una merma de casi el 20% del ausentismo por este motivo, bajando de unas 110 suplencias diarias en el 2016 a menos de 90 designaciones temporales por día en el 2017. Una tendencia similar se percibe en este comienzo del 2018. Aunque en montos pagados la cifra entre los años creció un 5%, si se tiene en cuenta que producto de la actualización de haberes la masa salarial creció un 24%, la baja real en lo abonado es significativa.

Más allá de la cifra que se pudiera ahorrar, lo importante es que, como empleador, el Estado tiene la obligación de asegurarse que contrata a personas idóneas tanto física como mentalmente para impartir la educación a los más de 200.000 alumnos de los establecimientos educativos de distinto nivel en toda la provincia. Y, si bien es saludable la preocupación gremial para que estas revisiones preventivas y los controles de ausentismo no sigan criterios arbitrarios ni restrinjan selectivamente el ingreso a la carrera docente, y se permita le revisión de casos dudosos, el cuidado de la salud de los maestros y la garantía de educación de calidad debiera estar por encima de cualquier defensa corporativa.


Comentarios


Exámenes y licencias