Exigen soluciones con el agua potable en el este de Bariloche

Son unos 14.000 habitantes de esa zona a los que el agua les llega a cuentagotas cada verano. Hay obras comprometidas y los vecinos reclaman que se terminen de manera urgente.



En el barrio Las Victorias de Bariloche el problema de falta de agua potable es habitual. Foto: A. Leiva

En el barrio Las Victorias de Bariloche el problema de falta de agua potable es habitual. Foto: A. Leiva

Son más de 10.000 los habitantes que viven en Las Victorias y los barrios circundantes, en el este de Bariloche, cuyos veranos se convirtieron desde hace años en una pesadilla, debido a la escasez de agua potable.

El servicio está a cargo de la empresa provincial Aguas Rionegrinas, que no da abasto por la demanda creciente en toda la zona este de la ciudad, que superó la capacidad de la única cisterna y el acueducto existente.

Las obras para ampliar la provisión fueron prometidas por la provincia hace más de tres años, pero siguen inconclusas.

El presidente de la junta vecinal de Las Victorias, Alejandro Bazán, dijo que no están dispuestos a pasar otro verano con agua a cuentagotas. Reclamó que la obra se termine antes de fin de año o que la provincia procure un esquema de emergencia “para garantizar de alguna manera” la provisión a todos los usuarios.

La construcción de la nueva cisterna de 500 metros cúbicos, más una nueva captación y el acueducto de transporte se había iniciado en 2018. Pero quedó inconclusa por deserción de la empresa ejecutora, Check Full Group, con domicilio en Neuquén.

Luego de varios meses de parálisis, la obra fue readjudicada a la local Alusa SA, que tendría fecha de entrega para mediados de diciembre, según lo señala la última comunicación oficial de la provincia.

El presupuesto de los trabajos es de 8,7 millones de pesos y está previsto que aseguren el suministro a la población del este que hoy está subastecida.
Desde hace al menos cinco años Las Victorias tiene graves problemas de agua y en temporada estival las familias deben racionar al máximo el servicio. El riego está vedado y son habituales las discusiones si alguien incurre en derroches de agua.

Bazán se lamentó por el tiempo perdido durante todo el invierno con la obra parada. Admitió que “hace un mes empezaron a trabajar otra vez” pero dijo que en el barrio el descreimiento es muy grande porque ya recibieron abundantes promesas y las soluciones nunca llegan.

“No queremos otro verano con faltante”, advirtió. Señaló que la insuficiencia del servicio afecta a Las Victorias (donde hay 1.300 viviendas) y también a Altos de El Cóndor y otros barrios cercanos que toman del mismo acueducto como La Colina y Las Chacras. La dificultad habitual, en pleno verano, es que se queden sin agua todo el día y sólo haya algo de presión durante la noche.

Si la obra no es estrenada antes del verano, Bazán pidió que “la provincia garantice el llenado de la cisterna con camiones, como lo hizo el Municipio”, cuando lo solicitaron desde el barrio el verano pasado.


Solución para 14.000 vecinos


Desde Aguas Rionegrinas aseguraron que el proyecto en ejecución de las obras avanza “de acuerdo a los plazos” y que “las condiciones están dadas para tener un verano normal”.

La cisterna actual será reforzada con otra similar de 500 mil litros, complementados con una planta de bombeo en Los Manantiales y otra de rebombeo, que asegurarán “una mejor distribución de agua a la parte alta del este de Bariloche”, donde se estima que viven unas 14.000 personas.

Ante el riesgo de que la solución se demore más de la cuenta, la junta de Las Victorias acudió a la Defensora del Pueblo municipal, Beatriz Oñate, quien mantuvo contacto con todas las partes y promovió una reunión que se realizaría la próxima semana para cumplir con la expectativa de los vecinos.


Comentarios


Exigen soluciones con el agua potable en el este de Bariloche