Faltan anticonceptivos inyectables y crece el riesgo de embarazos no deseados

Desde un Centro de Salud barrial de Roca reclamaron que desde enero no se consiguen inyectables y que faltan implantes subdérmicos, métodos de alta demanda. Las usuarias elevarán una nota a Salud para pedir respuestas.





Desde octubre pasado se registran faltantes en el suministro de anticonceptivos hormonales inyectablesmarca Mesigyna, uno de los métodos más elegidos por las usuarias de salud pública. Pero la situación se agravó en enero, ya que desde ese entonces el inyectable no se consigue en droguerías. «De anticonceptivos inyectables, nada. Hace un montón», dicen en las farmacias. Es como si hubiera desaparecido de la canasta de métodos anticonceptivos.

Claudia Herdzieg, médica generalista del Centro de Salud (CAPS) de barrio Nuevo, alertó que esta realidad no solo afecta a la ciudad, sino al país entero porque la planta del laboratorio (Bayer) que las vende a Argentina -radicada en México- no las está elaborando.

Desde el programa de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud de Río Negro, confirmaron la faltante ante la consulta del centro de salud y aseguraron que se desconoce cuándo volverá a circular. “Nos piden que lo reemplacemos por la pastilla anticonceptiva”, señaló Hardzieg. El problema es que la pastilla (ACO) no tiene la misma adherencia que el inyectable para una buena parte de las usuarias como las adolescentes o aquellas mujeres que tienen muchos hijos.

Ante esta problemática que preocupa, las usuarias comenzaron a organizarse para juntar firmas y elevar notas a autoridades de salud tanto a nivel local como provincial, ya que son ellas las que terminan pagando las consecuencias, algunas a través de embarazos no deseados.

Las mismas usuarios lo dicen: “Me dio el test positivo porque hace tres meses que no me pongo la Mesigyna, no se consigue en ningún lado. Me quedé sin anticonceptivos. Vengo acá para hacer el control, porque me quede embarazada”, contaron. Llegan a la salita con un test positivo o un atraso. En algunos casos, ya van con la decisión de avanzar en una interrupción voluntaria del embarazo (IVE).

“No hay respuesta concreta a cuando o cuánto tiempo más; y en medio de eso siguen llegando las chicas embarazadas”, alertó la profesional de la salud. Comentaron que en promedio, en el centro de salud barrial se abren de dos a tres test de embarazo por día, desde la faltante de Mesigyna. De prácticas de IVE no hay número exacto, pero en una semana tuvieron al menos tres interrupciones, lo que puede adjudicarse en parte a esta faltante. “Esto va exponencialmente aumentando y ahí es donde está la gravedad”, señaló.

No obstante, el inyectable no es el único método de la canasta de anticonceptivos que está ausente. “Por esta falta de Mesigyna empezamos a poner mucho más implantes subdérmicos, pero resulta que también se agotaron. Sobre eso tampoco tenemos respuesta. Hoy tenemos una lista de espera de mas o menos 20 chicas porque tampoco hay stock”, resaltó la médica.

Cada vez llegan más chicas embarazadas, cada vez vamos a tener más embarazos no deseados con consecuencias a largo plazo”

Claudia Hardzieg, médica Centro de Salud B. Nuevo

“Nosotros que estamos todos los días acá, lo vemos y lo vivimos con las mujeres; es un problema y para mi es una prioridad en la agenda de salud”, analizó Hardzieg quien sugirió que se evalúe comenzar a elaborar el anticonceptivo en la provincia o en laboratorios nacionales para no depender del exterior, así como se hizo con el Misoprostol.

Para la médica, esto repercute en la carencia de un pilar fundamental de la salud sexual: el derecho a la anticoncepción. “Pensamos que con la Ley de IVE esto se iba a regularizar un poco más porque justamente, la ley plantea educación sexual para decidir, anticonceptivos para no tener un embarazo no deseado y en última instancia una IVE como recurso cuando algo falla”, expresó.


El segundo método más elegido


Según un informe elaborado por el Programa de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud Provincial en marzo del 2020, sobre una población de 14.000 usuarias (mujeres entre 10 y 49 años sin obra social cubiertas por el programa en Río Negro), se calcula que los inyectables ocupan el segundo lugar entre los métodos más utilizados a nivel provincial durante el año 2019.

Un 26% de las usuarias utilizaba inyectable mensual, mientras que un 4,3% más, usaba el trimestral; es decir un 30,3% elegía la variante inyectables.

En primer lugar, están las pastillas anticonceptivas, que eran utilizadas por un 37% de la población del programa de salud sexual y reproductiva, mientras que un 8,5% tomaba anticonceptivos orales para lactancia.

En tercer lugar, se elegía el DIU con un 12,4% de las usuarias y un 4,7% utilizaba el implante subdérmico. Por último, solo un 1,3% de las 14.000 recurrió a la ligadura de trompas en ese año.

Si bien estas cifras cambiaron de 2018 a 2019, en ambos períodos analizados el segundo método más elegido es la anticoncepción inyectable. Por otro lado, se notó un incremento importante de un año al otro en su utilización y una pequeña disminución en las pastillas anticonceptivas.

En 2018, un 12,6% de las usuarias utilizaba inyectables y ese número se elevó a 26% al año siguiente. En el caso de las pastillas, mientras que en 2018 las utilizaba un 38,6% de la población analizada, en 2019 bajó a 37%.

100
unidades de Mesigyna por mes es el pedido de farmacia que hacen por mes, en promedio desde la salita.
30,3
por ciento de la población del Prog. de Salud Sexual utilizaba inyectables como método anticonceptivo en 2019.

En el país, existe desde 2002 la provisión gratuita de métodos anticonceptivos y el derecho a elegirlo libremente a partir de la sanción de la Ley Nº 25.673 de Salud Sexual y Procreación Responsable.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Faltan anticonceptivos inyectables y crece el riesgo de embarazos no deseados