Femicidio en Pilar: los Neuss quieren saber el móvil del crimen

Dos de los hijos del matrimonio declararon ante la fiscal de la unidad especializada en Violencia de Género. En los próximos días lo harán el resto de la familia y las amigas de la víctima.





Femicidio en Pilar | Silvia Saravia fue asesinada por su esposo Jorge Neuss. Foto perfil Facebook.

Femicidio en Pilar | Silvia Saravia fue asesinada por su esposo Jorge Neuss. Foto perfil Facebook.

Continúa la investigación judicial en torno al caso del empresario Jorge Neuss, quien el sábado pasado mató a su esposa Silvia Saravia y luego se suicidó en el country Martindale de Pilar. Buscan determinar el posible móvil del femicidio. Ya declararon como testigos dos de los hijos y las dos empleadas domésticas que estaban en la vivienda al momento del hecho. En los próximos días, la fiscal le tomará declaración testimonial al resto de la familia y a las amistades de Silvia Saravia.

"Juan y Patricio Neuss están en estado de shock y desconcertados. Se describieron como una familia cariñosa pero vehemente, con temperamento y conflictos como suceden en cualquier otro hogar. Ellos quieren saber el móvil del homicidio y suicidio", publicó el diario La Nación según le revelaron fuentes de la causa.

En su declaración ante la UFI de Violencia de Género, las empleadas recordaron que horas antes de lo ocurrido el empresario había desayunado en su dormitorio como era "habitual".

Contaron que esa mañana la esposa de Neuss, Silvia Saravia (69) había salido de la propiedad ya que tenía "muchas actividades" y que si bien no la vieron salir sí advirtieron cuando regresó y subió a su habitación donde luego ocurrieron los disparos.

Las empleadas relataron que ellas trabajaban en los quehaceres domésticos en la planta baja, en un sector opuesto al dormitorio matrimonial, cuando una de ellas escuchó un primer estruendo y al instante un segundo. Esta testigo le preguntó a la otra si ella también escuchó esos ruidos y su compañera le respondió que creía que era "el camión de la basura".

Entonces, la empleada que sí había escuchado los tiros dijo que el camión ya había pasado y que para ella eran "disparos". Ante esta situación, esta empleada subió a la planta alta, tocó a la puerta de la habitación matrimonial y como no respondía intentó abrirla pero notó que estaba trabada.

Las testigos indicaron que llamaron primero a la hija del matrimonio y que ésta alertó de lo ocurrido a sus hermanos, quienes, al igual que ella, tienen sus propias casas de fin de semana en el Martindale.

Las fuentes señalaron que el primero en arribar fue el hijo del matrimonio llamado Patricio, quien al no obtener respuestas de sus padres empujó varias veces la puerta hasta que pudo abrirla.

Al ingresar al dormitorio, los testigos hallaron ambos cuerpos tendidos y ensangrentados, mientras que Neuss (73) tenía los ojos abiertos y aún respiraba.

De acuerdo a los voceros, Patricio llamó a su hermano Juan, quien reside a unos 200 metros y llegó rápidamente, y ahí empezaron a llamar al 911, la ambulancia y a familiares.

Ninguno de los hijos le encuentra una explicación a lo sucedido ya que coincidieron en que no había conflictos ni peleas, ni antecedentes de violencia de género, y que sus padres se llevaban bien.

Por su parte, Juan indicó que sus padres sabían que él está enfermo de cáncer y que la noche anterior al hecho estuvo con ellos y hablaron de ese tema, pero aclaró que no cree que éste haya sido un motivo.

Mientras que ayer se conocieron los resultados de las autopsias que confirmaron que Neuss asesinó su esposa de un único disparo en la cabeza luego de un forcejeo que dejó signos de defensa en la mujer y un roce de bala en una mano del propio femicida.

"Está prácticamente descartada la hipótesis de un pacto suicida. Las autopsias y lo que se vio en la escena nos hacen pensar en que Neuss sorprendió a su mujer cuando ella fue al baño, luchó, la dominó tomándola del cabello, la asesinó y luego se disparó en la cabeza", confió a Télam una fuente judicial.


Comentarios


Femicidio en Pilar: los Neuss quieren saber el móvil del crimen