“Gadano en la línea de aquel Neuquén”





Amanece en Buenos Aires y ella, la ciudad, a esas horas quietas, semeja una amante. Senos turgentes, reposa, en sueños, junto a mi desvelo. Leo, en la alborada urbana, a Jorge Gadano en la edición de este diario del 17/1/13. Le escribo al autor de la nota. Llega el mediodía y hago lo mismo, pero ahora me dirijo a “Río Negro”. Han pasado ya 96 años desde aquel día en que la policía y el gobernador Elordi, en miserable concúbito, asesinaron a Abel Chaneton. Y Gadano va al hueso. No se entretiene en minucias ni usa el nombre del periodista para echar un poco de leña a las pobres reyertas políticas de hoy. Gadano dice que la escuela de policía de Neuquén no debería llevar el nombre del asesino de presos rendidos. Yo agrego, además del respeto a Gadano, que Staub participó en la criminal aparcería que consumó aquel crimen. Y yo me banco bien lo que digo y escribo. Yo afirmo que el actual gobernador de Neuquén, el señor Jorge Sapag, afrenta la memoria de Chaneton porque no elimina ese apelativo sin ángeles del frontis de la escuela donde se forman los policías de la Provincia. Yo creo en la libertad de expresión y quiero que se respete la mía. Que se publique todo lo que, pocas veces, le envío a ese diario que tanto nos ayudó en 1980. Yo afirmo que el gobernador de Neuquén descuelga cuadros de genocidas en Buenos Aires (o aplaude a Néstor Kirchner por ese acto valiente) pero no descuelga el de sus propios genocidas allí, en mi provincia. El error es doble: intelectual, porque la política algún día se lo cobrará; y moral, porque es una falta ética. Gadano, en tanto, ha hecho gala de su pluma galana, de su destreza en el manejo del lenguaje, de su fina ironía y –lo principal– de sus buenos valores, que siguen vigentes en su ideología. Juan Chaneton, DNI 4.622.487 Buenos Aires

Juan Chaneton, DNI 4.622.487 Buenos Aires


Comentarios


Seguí Leyendo

“Gadano en la línea de aquel Neuquén”