Gestión, clave para que la empresa agropecuaria crezca

El INTA encuestó a productores del país para conocer sus cálculos económico-financieros al tomar decisiones. ¿Cuál es la situación de los chacareros en Rio Negro y Neuquén?





Por INTA Alto Valle

Indicadores. Esenciales para una correcta gestión de la ecuación empresaria.

La gestión económica y la toma de decisiones son procesos críticos que pueden definir el funcionamiento y las posibilidades de crecimiento y evolución de la empresa agropecuaria.
En la Argentina son escasos los relevamientos que estudian qué información y capacitación tienen los actores del sector para llevar adelante su actividad. Por esa razón, un grupo de investigadores del INTA realizó un relevamiento entre más de 800 productores de todo el país para conocer qué uso hacen de la información económica para la toma de decisiones.


De acuerdo con los especialistas, la gestión es considerada un proceso dinámico que contempla tres enfoques específicos en la empresa, el técnico, económico y financiero. “Registrar las actividades de la empresa y hacer algunos cálculos económicos y financieros cobran vital importancia, ya que apoyan las decisiones que determinan el futuro de la empresa”, señaló Patricia Villarreal, investigadora del INTA Alto Valle.


Los procesos de gestión incluyen algunas pautas básicas tales como evaluación previa de las actividades a realizar, la planificación de tareas, la elaboración de flujos de cada actividad y el análisis posterior de los resultados para mejorar las actividades el próximo ciclo.


En la Patagonia Norte, la encuesta fue respondida principalmente por productores jóvenes con formación universitaria y por los asesores técnicos. En ambos casos, el 64% confirmó que las firmas que conducen o asesoran son consideradas pequeñas empresas y en el 24% de los casos se trata de empresas medianas.

“Hacer cálculos económicos y financieros es vital para apoyar las decisiones y determinar el futuro de la empresa”

Patricia Villarreal, Investigadora – INTA Alto Valle


Asimismo, los encuestados participan de empresas dedicadas a la fruticultura (47%), a la producción bovina de carne (37%), y a la horticultura (19%).
Con relación a la sistematización de los registros económicos y financieros, el 55% de los encuestados manifestó que realiza estos registros y habitualmente utilizan planillas elaboradas por el productor y/o asesor. Por el contrario, es muy bajo el número de respuestas que indican el uso de algún software específico.


El costo de producción, el margen bruto y la rentabilidad son los indicadores calculados y/o utilizados por quienes respondieron la encuesta. En el total de la muestra, menos de la mitad de los encuestados calcula algún indicador económico, siendo más frecuente el cálculo de costos de producción.
Además, el porcentaje de encuestados que calcula costos de producción y márgenes brutos fue superior entre los asesores agropecuarios, mientras que la proporción que calcula costos de producción y rentabilidad fue muy similar entre productores y asesores.


La mayoría de los encuestados consulta una variedad de informes para usar como referencia al momento de tomar decisiones. El 85% de los encuestados consulta los informes climáticos, en un 80% de los casos consultan los informes de precios, en un 75% recurren a los informes de perspectivas productivas, y un 60% consulta los informes de costos de producción y margen bruto. La consulta a informes climáticos es semanal, mientras que el resto de los informes se consultan de forma mensual o anual.


Otro de los objetivos de la encuesta fue detectar el nivel de capacitación que tienen los productores en los temas económicos y financieros, como así también las necesidades de formación que manifiestan.
Las capacitaciones realizadas fueron principalmente en “técnicas productivas”, el 65% de las cuales fueron brindadas por INTA. Además, el 32% se capacitó en temas de comercialización y mercados y otro 20% en temas económicos y financieros, “toma de decisiones” y en “manejo de los recursos humanos”.


Los temas más demandados para la formación de estos empresarios agropecuarios están vinculados a mejorar la gestión de la empresa y el proceso de toma de decisiones.
Las demandas de formación son múltiples, aunque se destacan en orden de importancia la gestión económica (51%), el análisis de inversión (47%), la comercialización (42%), planificación financiera (37%), gestión de los recursos humanos (30%), contratos comerciales (27%) y gestión impositiva (16%).


De acuerdo con los especialistas, tanto los frecuentes cambios de contexto que enfrenta la actividad agropecuaria como la profusa, y a veces contradictoria, información disponible, exigen una mayor oferta de herramientas que mejoren el gerenciamiento de las explotaciones.


Toda la información generada será insumo para mejorar las capacitaciones del INTA y aportar nuevas herramientas a los distintos actores responsables de esa actividad con el objetivo de mejorar la gestión de la empresa agropecuaria.
El trabajo completo está disponible ingresando al sitio web http://hdl.handle.net/20.500.12123/10350

Datos

800
Los productores consultados por el relevamiento de INTA en relación a la gestion empresaria.
80%
El porcentaje de los productores que basa sus decisiones en informes específicos respecto a la dinámica de precios.

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Gestión, clave para que la empresa agropecuaria crezca