La Regata vuelve a golpear las puertas del río

Explosivo día 1 para la Regata 2019. En la previa se creía que la lucha en la vanguardia sería apretada, en los hechos hubo mucho más que eso. Los primeros cinco estuvieron en apenas 11 segundos y la victoria quedó para los españoles Alonso y Fernández.



1
#

2
#

La que se cree será la mejor Regata del Río Negro de los últimos tiempos dejó ayer una muestra para entender que las predicciones no estarán muy alejadas de la realidad.

En todos los aspectos que abarca la travesía, hubo asombro, satisfacción y una energía como quizás nunca antes se vivió en el primer día de competencia. En la Isla Jordán, y con la bendición del prócer Oscar Roza, el primer ganador de la histórica prueba, las 143 embarcaciones tuvieron su primer contacto con el río.

Nunca antes hubo tantos participantes, tampoco tantos palistas extranjeros, y jamás hubo una convocatoria tal como se vivió ayer en la llegada a Paso Córdoba, punto cúlmine de la primera etapa de la competencia. En medio de esta magnitud, la definición de la categoría estrella de la Regata, la K2 senior, no pudo ser más electrizante.

Los cinco primeros botes en una lucha encarnizada animando un sprint para el infarto, y los españoles Iván Alonso Lage y Álvaro Fernández Fiuza con un resto extra para quedarse con el primer parcial con apenas un segundo de ventaja por sobre las jóvenes promesas maragatas del Náutico Luis Piedra Buena, Sebastián Vergauven y sebastián Jócano.

Un segundo más tarde Julián Algañaraz y el actual subcampeón del mundo, el húngaro Adrian Boros; un bote más atrás el defensor del título Dardo Balboa, junto a Mario Rosas; y a 11 segundos del primero, los reyes del río Néstor Pinta y Martín Mozzicafreddo.

“En la previa yo dije que ésta era una carrera para disfrutar de los monstruos que iban a remar al lado nuestro, pero una vez en el agua a uno le gusta competir. Nos hubiese gustado estar un poquito más adelante...”, se sinceró el Piri Pinta, quien quedó con la sangre en el ojo y está claro que, en la segunda etapa (son siete en total) a correrse hoy entre Roca y Regina, irán por el desquite.

El duelo está abierto y donde hay competitividad siempre se hace difícil aventurar ganadores.

“Es sólo el principio, esto es muy largo y puede pasar cualquier cosa”, aseguró Iván Alonso Lage, quien ya ganó hace unos años la Regata, aunque lo hizo en K1 senior. “La de mañana [por hoy] será una etapa durísima, una de las más largas y agotadoras. Igual será muy técnica y creo que todo se va a definir al final”, auguró el español.

Lo que ayer no acompañó fue el tiempo. La tarde estuvo apenas templada y algunos palistas lo sintieron. “¿No es habitual este frío aquí verdad?”, preguntó el español Álvaro Fernández Fiuza, compañero de Lage. “Me costó al final, pero está claro que el calor lo puso la gente”, agregó el ganador del primer parcial, quien por primera vez se animó a desafiar las aguas del Negro.

La Regata tiene el condimento que mejor le queda. La lucha está picante y la incertidumbre sobre quién será el próximo ganador de un parcial le da otro sabor a la travesía. La mesa está servida, resta saber qué vendrá como segundo plato...

Los palistas zonales

quieren desquite

El primer día de competencia no fue del todo placentero para los palistas regionales, en las categorías principales. Los españoles Alonso y Fernández Fiuza se quedaron con el “1” en la elite y en K1 senior, la más numerosa de la Regata, la primera victoria se fue para el Tigre. Iván Mansbach, el palista que representa a Regatas La Marina, se impuso en un apretado sprint al trío de neuquinos con chapa de candidatos en la previa: Donato Volpe (Ceppron), Nicolás Salvo (Camioneros La Perla) y Pascual Orellana (A. Italiana), que en ese orden escoltaron al ganador.

“Me tocó a mí esta vez, pero es muy difícil pronosticar algo en esta Regata. Es muy larga, y ganar una etapa no quiere decir absolutamente nada”, aseveró Mansbach, quien no corría esta prueba desde hace 12 años y hace uno y medio volvió a competir. “¿Por qué volví acá? No sé... esta Regata siempre fue especial...”.

Andrés Maripe


Comentarios


La Regata vuelve a golpear las puertas del río