Grandes Héroes: Disney con un toque oriental

Nuestra opinión: BUENA

#

CRITICA

Big Hero 6 es un cómic de Marvel que vio la luz en 1988. La editorial necesitaba diversificar un poco sus contenidos y creó a este grupo de superhéroes con base en Japón. Tanto la historia como los personajes fueron creados por el guionista Steven T. Seagle y el ilustrador Duncan Rouleau, con el objetivo que formaran parte de uno de los escuadrones de Alpha Flight #2. Ambos estaban muy ocupados con otros proyectos, así que el trabajo pasó a manos de Scott Lobdell y Gus Vásquez.

¿Y cuál es la historia de estos muchachos? El gobierno japonés recluta a un equipo de superhéroes para combatir la delincuencia. Así se elige a Silver Samurai, un ronin y exguardaespaldas, como líder del equipo; la agente secreto Honey Lemon, inventora de nanotecnología; la mutante, ex convicta, GoGo Tomago, capaz de transformar su cuerpo en una fuerza violenta de explosión; Hiro Takachiho, un niño genio de 13 años a quien acompaña Baymax, un robot sintético de su creación que puede transformarse en un dragón. Más tarde Hiro se convertiría en el líder y se unirían nuevos miembros como Sunfire, Sunpyre, Ebon Samurai, Fredzilla y Wasabi-No-Ginger.

Walt Disney Animation Studios decidió adaptar este cómic a la pantalla grande, aunque le cambió nombres y origen étnicos de los personajes, historias de origen y varios puntos de la trama original. Además, no pudo utilizar a Silver Samurai y Sunfire porque les pertenecen a la 20th Century Fox (están ligados a los X-Men). Ah, además crearon una nueva ciudad llamada San Fransokyo (una mezcla entre San Francisco y Tokyo) como escenario. Una hermosa ensalada para este film un tanto dispar.

Hiro (Ryan Potter) es un niño genio de 14 años cuyo único interés son las peleas callejeras de robots. Su hermano Tadashi (Daniel Henney) quiere otro futuro para él y sutilmente lo lleva a conocer el lugar en donde estudia y a sus amigos Go Go Tamago (Jamie Chung), Wasabi (Damon Wayans Jr.), Honey Lemon (Génesis Rodríguez) y Fred (T.J. Miller). Esta maniobra surte efecto y Hiro crea un proyecto de nanobots para que lo acepten en la institución. Lo presenta, aprueba y esa misma noche en un incendio pierde a su hermano.

Por supuesto que Hiro se deprime, pero la aparición de un villano que utiliza millones de nanobots iguales a los que él creó, y que creía perdidos en el incendio, hará que salga a investigar. Contará con la ayuda de sus amigos y Baymax (Scott Adsit), un robot enfermero inflable de gran tamaño que creó su hermano para ayudar a la gente.

Este es el primer film animado de con personajes de Marvel que estrena Disney desde que la adquirió en 2009. Y puso dos directores y tres guionistas en el proyecto que tienen bastante historia en la compañía del ratón. Pero este film parece de alguna manera “quebrado”, como si se tratara de dos películas distintas en una.

Es obvio que el robot Baymax es, claramente, el gancho para los más pequeños, y cada aparición suya en la primera parte hace que deliren (tuve la oportunidad de verla en una función con niños).

El problema es que después se transforma en una película de superhéroes hecha y derecha y pierde ese encanto de largometraje infantil para ponerse más seria. Es como que abandona a su público más pequeño y sigue adelante. Y el humor de los más chicos cambia. La factura técnica es impecable, pero el punto es que le resta bastante.

Dato: no se olviden de quedarse después de los créditos que hay una escena adicional. Es una lástima que estos grandes héroes no sean para los más pequeños.

Leo González

@soyleogonzalez


Comentarios


Grandes Héroes: Disney con un toque oriental