Gutiérrez no consiguió votos para la deuda y deberá negociar con la oposición

El proyecto no se puso a votación porque el MPN no consiguió el octavo diputado que necesitaba para firmar el despacho. "Estamos abiertos a las propuestas", dijo el jefe del bloque oficialista.

El Movimiento Popular Neuquino no logró llegar a los ocho votos que necesitaba para despachar hoy el endeudamiento solicitado por el gobernador Omar Gutiérrez y quedó obligado a negociar cambios con la oposición antes de llevarlo al recinto.

El proyecto que autoriza al Ejecutivo a tomar un nuevo crédito por 12.800 millones de pesos se discutió esta mañana en la comisión de Asuntos Constitucionales, el último paso requerido antes de tratarlo en sesión. El oficialismo llegó sabiendo que no contaba con los avales necesarios para someterlo a votación, por lo que optó por prolongar su debate.

"Tenemos la posibilidad de decirle al gobernador sí o no con la justificación que sea, son todas atendibles. Pero hay un gobierno que tiene que gobernar y que necesita este endeudamiento. Lo que pedimos es esto, estamos abiertos a cualquier modificación", planteó el jefe de bloque del MPN, Maximiliano Caparroz.

La postergación del despacho implica la posibiliad de no llegar con la ley antes del receso invernal, dado que el oficialismo perderá la posibilidad de tratarlo en las sesiones de esta semana. Solo tendrá las del 30 de junio y el 1 de julio antes de que se inicien las vacaciones del personal legislativo.

La oposición se sentó esta mañana en la comisión con planteos unificados de rechazo en todos los bloques.

El diputado César Gass (Juntos por el Cambio) cuestionó que el gobierno "desconoció cuál era el rol constructivo de la oposición" y no escuchó aportes de otras bancadas. "Falta de diálogo, pedidos de audiencia que no se dan, pedidos de informes que no se suministran, entonces ¿cuál es la labor del legislador? ¿A qué vinimos acá?", cuestionó.

Su par Carlos Coggiola (Democracia Cristiana) también evaluó que el gobierno haya hecho una "descarnada explicación" del aumento del gasto que implicaron los aumentos salariales, pero que haya sido conservador al informar el crecimiento de los recursos. "Los informes a los que he tenido acceso me garantizan, me convencen de que no es necesario acrecentar la ya abultadísima deuda pública que tiene la provincia, la mayoría de la cual es en dólares", dijo.

En la exposición que dio el ministro de Economía, Guillermo Pons, a los legisladores, había planteado que el déficit del 2021 crecería un 800% por el aumento de las erogaciones corrientes.

Sergio Fernández Novoa (Frente de Todos) apuntó al costado político del endeudamiento y la postura del oficialismo en relación al debate. "El gobernador pareciera funcionar en una sintonía distinta de la que imponen las reglas de la democracia. Cuando el jefe de Gabinete dice 'ahora vamos a ver quién está del lado de los trabajadores', eso se parece a una extorsión. Y cuando el gobernador dice 'cumplan los acuerdos' nos debería decir cuáles son, porque con estos diputados no los hizo y habría estado bien", manifestó.

Lo mismo sostuvo su par de bloque Darío Peralta, quien dijo: "yo no me senté con nadie a hacer ningún acuerdo ni acompañar un endeudamiento". "Conmigo no estaba hablando", reclamó. El legislador evaluó que no veía que "en lo inmediato" se necesite una toma de deuda y afirmó que el debate "amerita todavía mucho diálogo, debería todavía correr mucha más agua por debajo del puente hasta que entre todos encontremos cuál es el mejor camino".

La necesidad de contar con el endeudamiento aprobado este semestre habiendo aún cupo disponible para acceder a los mercados es algo que se venía planteando desde el inicio del debate. Lucas Castelli (Juntos por el Cambio) había insistido frente a la visita del ministro Pons: "¿Cuál es la urgencia de traer el proyecto hoy cuando hay 18.800 millones que todavía no se han tomado?".

Caparroz insistió hoy en la necesidad de ver "la película y no la foto", pues argumentó que, el hecho de que los recursos hayan mejorado en este cuatrimestre, no implica que la situación de incertidumbre que trae la pandemia pueda haber mermado. "Las situaciones coyunturales de este país en un año electoral hacen que la incertidumbre política también lleve a un punto donde, si se necesitan recursos, las provincias queden rehenes de la voluntad de un gobierno nacional", analizó.

La izquierda también llevó una posición de rechazo al endeudamiento, que ya había manifestado en la comisión de Presupuesto. "No vamos a acompañar esta solicitud por argumentos políticos, más allá de que el informe económico del ministro tampoco da mucha tranquilidad para pensar que se estén necesitando estos recursos", apuntó Andrés Blanco (FIT).

El proyecto deberá quedar en la comisión de Asuntos Constitucionales mientras el oficialismo negocie con algún sector las modificaciones que sean necesarias para que pase el filtro. Algunas opciones que se plantearon fueron incorporar que una porción de la deuda llegue directamente a los municipios para que también afronten los acuerdos salariales, que se dé mayor participación en el control a la Legislatura o bien que se reduzca el monto del crédito.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Gutiérrez no consiguió votos para la deuda y deberá negociar con la oposición