Hay 75 minas abandonadas y sin control en el país




"El día después de las minas, peligro sin control" es la segunda investigación realizada por un equipo de periodistas de FOPEA -Foro de Periodismo Argentino-, y revela que hay al menos 75 minas abandonadas en todo el país, aunque el gobierno nacional lo ignora puesto que no hay registros ni mapas ni datos oficiales. Pero en estos sitios vive y vivió gente. El equipo de investigación de Fopea recorrió Gonzalito (Río Negro), Marayes (San Juan), La Rinconada (San Juan), Los Colorados (La Rioja) y Los Adobes (Chubut), minas abandonadas de la Argentina.

Son lugares olvidados, despojados de pasado y futuro. Que han dejado a sus viejos pobladores o a las poblaciones cercanas a la merced de una constante depredación y, en algunos casos, con una contaminación cierta y comprobada. Familias que viven en ruinas, sin agua, sin servicios y con afecciones en su salud; colas de lavado de minerales a cielo abierto; estanques pestilentos; montañas de tierra que quedaron de las voladuras; pozos profundos... Si nada cambia, es el anticipo de un drama que recién empieza, puesto que tampoco hay planes para el cierre de las minas que hoy están en funcionamiento.

La idea fue inspirada por averiguaciones que había hecho uno de los miembros de la Unidad, Hugo Macchiavelli, en una viaje reciente a San Juan. Pronto todos se sumaron con acuerdos, ideas y, en el caso de Pedro Caram, periodista en Río Negro, una experiencia concreta: ya había realizado una investigación sobre la Mina Gonzalito, cerrada hace más de 25 años y aún hoy contaminante.

Si bien para el trabajo se apeló a pedidos de información a los organismos nacionales, la respuesta fue que no había registros, por lo cual la investigación se basó en el trabajo de campo de los periodistas. Aun así, sólo con su computadora y una conexión a Internet, la periodista de Bahía Blanca Sandra Crucianelli logró generar un mapa inédito sobre las minas abandonadas en la Argentina. Producto de su sorprendente exploración, encontró 75 casos.

La investigación -disponible en www.fopea.org- incluye un informe multimedia con entrevistas y consultas formales a la Secretaría de Energía y la Comisión Nacional de Energía Atómica, el Banco Mundial, entre otras fuentes. Macchiavelli, además, viajó a San Juan para desde allí visitar una mina abandonada y entrevistas con vecinos y más especialistas. Lo mismo hicieron, desde sus sitios, Caram en Mina Gonzalito, Evangelina Quiroga en Catamarca con La Alumbrera, María Rosa Di Santo en La Rioja y Silvina Martínez en Chubut, además de la colaboración de camarógrafos, fotógrafos y diseñadores.

"Las imágenes obtenidas en las minas abandonadas, inhóspitas, desoladas, comprobaron una vez más que la mayor soledad puede convivir con la belleza", afirmó el coordinador de la investigación, Gerardo Young.


Comentarios


Hay 75 minas abandonadas y sin control en el país