Incendios arrasan con campos de varias provincias

El fuego destruyó pastos y alambradas en Río Negro, La Pampa y Mendoza, aunque desde el gobierno aseguran que la situación está bajo control. La provincia de La Pampa es la que más sufrió las consecuencias de los siniestros, originados en su mayoría por las tormentas eléctricas. Lluvias aisladas y una baja de la temperatura ayudaron a limitar los efectos. En Río Negro afectó campos en Estación O’Connor y el cerro Otto, en Bariloche.

VIEDMA, RIO COLORADO y Buenos Aires (AV/ ARC/ Télam).- Cerca de 280.000 hectáreas, la mayoría de pastizales pero también de bosques, fueron quemadas o destruidas por varios incendios forestales, que eran combatidos en las provincias de La Pampa, Mendoza y Río Negro, informó el Ministerio de Desarrollo Social y Medio Ambiente.

El coordinador general del Plan Nacional de Manejo del Fuego de la Secretaría de Desarrollo Sustentable y Política Ambiental, Daniel Boscos, detalló que en Río Negro había 10.000 hectáreas afectadas, 130.000 en Mendoza y 140.000 en La Pampa.

En Viedma, el cuerpo de bomberos y voluntarios tuvieron que trabajar a destajo para sofocar las llamas que destruyeron unas 10.000 hectáreas de monte, pastizales y cuadros sembrados con centeno en la zona de Estación O’Connor, un paraje rural ubicado a 65 kilómetros de la capital. El siniestro no sólo provocó temor entre los hombres de cam-po sino también entre automovilistas, en virtud de que el fuerte viento reinante provocó que las llamas atravesaran la ruta nacional 3 a la altura de ese paraje.

El fuego quemó más de 32.000 hectáreas de monte natural además de consumir alambradas, algunas instalaciones y una treintena de animales vacunos en el sudeste de la provincia de La Pampa, a pocos kilómetros de La Adela.

La gran cantidad de pasto en los campos, la escasez de lluvia en los últimos tiempos, las altas temperaturas y los fuertes vien- tos son las causales de la seguidilla de incendios en la zona. Quienes trabajaron en el control del fuego afirmaron que las picadas no están suficientemente limpias y eso facilita la propagación de las llamas.

El principal José González, a cargo de la comisaría de La Adela dijo a “Río Negro” que los incendios afectaron totalmente al lote 7 propiedad de Cibanal, Berti y Villalba.

También quemó parcialmente el lote 8 de Genovino Iezzi, el 13 de Alfonso y Carlos Rodríguez, el 14 de Srur. Mientras que en el otro sector consumió una parte del 6 de Slaldke, Baruzzo y Rogelio Albizúa y el lote 15 de Guillermo Videau.

González expresó que por el momento la situación está controlada, pero si continúan las condiciones climáticas de baja humedad y altas temperaturas, es muy probable que surjan nuevos focos ígneos.

Trabajó en la realización de los contrafuegos personal policial de la comisaría de La Adela, Bomberos Voluntarios de Río Colorado, Brigadistas de la provincia de La Pampa, personal de Plan Nacional de Lucha contra el Fuego, y algunos propietarios de los campos afectados.

Desde Buenos Aires se informó que “hasta esta tarde, en La Pampa había nueve fuegos activos, de los cuales cinco estaban extinguidos y cuatro fueron controlados”, debido a que “fueron circunscriptos pero tenían posible interna. La mayor parte de las 140.000 hectáreas afectadas eran pastizales y arbustales, pero el fuego -dijo- también afectó algunos bosques de caldén”.

El funcionario detalló que “el origen de estos incendios son las tormentas eléctricas” y agregó que “el invierno húmedo produce gran cantidad de material que se seca y arde”.

“En Mendoza -detalló- hubo hasta hoy seis incendios de los que tres están controlados y tres extinguidos, y afectaron a 130.000 hectáreas, donde hoy hay condiciones meteorológicas favorables para el control del fuego, debido a que llovizna en algunos de esos lugares”.

“En Río Negro -agregó- se produjeron algunos focos en el cerro Otto, pero fueron pequeños y de los que habitualmente se producen por causas humanas”.

Empezó con “pastos naturales...”

NEUQUEN (AN).- Empujadas por el viento, las llamas iniciadas en yuyales aledaños a la ruta provincial 7 arrasaron una humilde vivienda de Centenario, el taller del dueño de esa casa y un auto que estaba allí para ser reparado.

El fuego se inició poco después de las 15, presumiblemente a partir de la quema de basura, y fue controlado una hora más tarde. Los bomberos, en un primer momento, informaron que se trataba sólo “de pastos naturales”, tal es la denominación que usan en la fuerza cuando los yuyos se prenden fuego.

La fuerza del viento hizo que el siniestro alcanzara primero algunos tamariscos y luego una habitación de madera de la casa de la familia Velázquez, donde a esa hora no había nadie. El fuego, rápidamente, alcanzó al taller del dueño de casa y a una habitación de ladrillos.

El humo complicó el tránsito sobre la ruta por donde llegaron varios camiones cisterna cargados con el agua que se usó para sofocar el incendio.

Desde el lugar donde se presume se iniciaron las llamas hasta la casa de la familia Velázquez hay unos 50 metros. En medio de una crisis nerviosa, la esposa del mecánico fue elocuente: “perdimos todo, se nos quemaron hasta los documentos”, se lamentó la mujer.


Comentarios


Incendios arrasan con campos de varias provincias