Julieta “ya no tenía fuerzas ni para caminar”

Los testimonios recabados evidencian cómo fue empeorando la salud de la egresada que el martes pasado murió en un hotel de Bariloche. Aún no indagarán a la médica imputada.

El juez Calcagno ordenó secuestrar documentación de la oficina de la empresa de cobertura médica que debía asistir a la estudiante.

BARILOCHE (AB).- El sueño del viaje de egresados a Bariloche se convirtió a los pocos días de arribar a esta ciudad en una situación dramática para Julieta Uriarte. Fuentes con acceso a la investigación revelaron ayer que la joven de 17 años, dos días antes de morir en una habitación del hotel Sol Bariloche, “ya no tenía fuerzas ni para caminar”. Había perdido casi por completo el apetito y sólo tomaba agua. Julieta comenzó a sentirse mal a los tres o cuatro días de haber arribado a Bariloche con sus compañeras de quinto año de la Escuela Media 203 de Adolfo Gonzales Chaves, provincia de Buenos Aires, recordaron las fuentes a partir del relato de testigos que declararon en la causa. El lugar de mejorar, el estado de salud de la chica fue empeorando con el paso de los días. Julieta no pudo salir a bailar las dos noches previas a su deceso, que ocurrió el martes antes de las 17, indicaron las fuentes. Por su estado de salud prefirió permanecer en la habitación, que estaba ubicada en el primer piso del céntrico hotel, que pertenece a la empresa estudiantil Travel Rock. Ayer también se supo que tuvo picos de fiebre de 39 grados. La oficina de la médica de la firma Universal Assistance, que presta cobertura a los egresados, estaba en el mismo piso donde se alojaba Julieta. La chica le dijo a la doctora que se sentía mal y la consultó en varias ocasiones, pero la médica no dispuso trasladarla a ningún sanatorio. Tampoco le hizo estudios médicos más profundos, según el relato de las tres chicas que declararon bajo el sistema de cámara gesell en esta ciudad. Las fuentes judiciales aseguraron ayer que la doctora “no la revisó”. Sólo le dio un medicamento, pero no informaron qué tipo de medicación tomó la chica. Por eso, el fiscal Bernardo Campana imputó a la doctora por el delito de “homicidio culposo”. Para el fiscal, la profesional actuó con negligencia e impericia. La autopsia estableció que Julieta murió a raíz de una neumonía. “Tenía los pulmones llenos de pus”, reveló una de las fuentes consultadas. El juez de Instrucción Ricardo Calcagno tiene a su cargo la causa y hasta no tener los informes que solicitó no citará a indagatoria a la imputada, que tiene 28 años y se recibió de médica hace poco tiempo, señalaron las fuentes. La identidad de la doctora fue mantenida en reserva, en tanto que el jueves Calcagno ordenó secuestrar documentación de las oficinas de Universal Assistance. Las fuentes señalaron que Julieta compartió una cabalgata con sus compañeros con las pocas fuerzas que le quedaban. La chica no podía sujetar las cosas y el lunes ya no podía comer. Pese a eso, los tres coordinadores de la empresa, a cargo de los 17 estudiantes, no intervinieron para llevarla a un sanatorio. En el grupo tampoco había padres. Julieta se comunicó el martes al mediodía con sus papás y les dijo que se sentía un poco mejor. Pero alrededor de las 17 los padres recibieron un llamado desde Bariloche que les informaba que su hija había muerto.

Bariloche


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora