Caso Facundo Castillo: finalizó la etapa probatoria del juicio

Sexto día del juicio por jurados por el crimen de Facundo Castillo. Hoy declararon los últimos testigos. El lunes comenzarán los alegatos.  

La Oficina Judicial de Cipolletti escuchó este sábado las últimas declaraciones de los testigos de la defensa y la querella en el juicio por jurados por el crimen de Facundo Castillo, que tiene como único imputado a Ramiro Gutiérrez. El hecho ocurrió el 19 de diciembre de 2021 en Cipolletti. El juicio se reanudará el próximo lunes 15 de mayo, ese día comenzarán los alegatos. 

En la sexta jornada del juicio, las declaraciones se centraron en los testimonios de los peritos y psiquiatras forenses. Sin dudas, cada día crece la expectativa de cuál será el veredicto final del juicio. Desde ayer en los tribunales de Cipolletti ya no se contó con la parecencia de los abogados del bufete de Fernando Burlando, pero se estima que regresará el lunes para los alegatos.

El primero en terminar de brindar su declaración, durante la jornada matutina de hoy, fue un testigo que se encargó de realizar un informe de la mecánica del accidente. Su declaración se había iniciado durante la tarde del jueves, pero la defensa no pudo interrogarlo. En su relato manifestó que el impacto se produjo con la parte delantera del vehículo, y que el cuerpo de Facundo quedó enganchado debajo de la camioneta BMW. Luego se produjo el arrastramiento del cuerpo por 14 metros. La declaración fue evaluada y criticada por la defensa que precisó que los hechos no ocurrieron así.  

Durante la mañana del sábado, también el licenciado en criminalística, Enrique Eduardo Prueger brindó su declaración. El testigo fue convocado por la defensa para realizar un informe detallado de la mecánica del accidente. Durante su relato, que fue en un lenguaje técnico y académico, presentó un informe del estado de la camioneta posterior al crimen, allí precisó que el vehículo no tenía deformaciones llamativas. Señaló que solo se observaba un protector térmico hundido en la parte posterior, y un chapón torcido, pero al paragolpe no le pasó nada”, indicó. Para el perito el cuerpo de Facundo estaba tirado en el suelo en el momento del choque, y su cuerpo pasó por debajo del vehículo “de atrás hacia adelante”, reiteró en varias oportunidades.  

En total declararon tres psiquiatras forenses. Dos fueron presentados por la defensa y uno por la querella. Los psiquiatras de la defensa centraron su discurso en tratar de imponer que Gutiérrez presentaba un “trastorno por estrés agudo” en el momento que atropelló a Facundo producto de la pelea que se había desatado minutos antes, y esta situación provocó que tuviera “interferencias a nivel conductual y cognitivo», por ello se produjo la fuga, y la incapacidad de discernir lo que estaba pasando. Las entrevistas con el imputado se produjeron un mes después del hecho, cuando Gutiérrez se encontraba detenido.  

Las declaraciones de los psiquiatras fueron refutadas por el testimonio de un psiquiatra de la querella, quién aseguró que un mes después del crimen el diagnóstico no es correcto, y que la sintomatología que describió la psiquiatra se refiere a los síntomas que provoca en encarcelamiento. Precisó que la patología de trastorno por estrés suele reducirse al tercer día, a los quince días ya no se observan, mucho menos al mes. También, expresó que Gutiérrez en la declaración que realizó en ningún momento mencionó que tenía pánico, solo dijo que no pudo decidir a dónde ir. Señaló que hubo toma de decisiones en medio del camino, por lo tanto, la conciencia no estaba disminuida, finalizó. 

Hoy, finalmente los testigos que fueron convocados por la defensa y la querella terminaron de brindar su declaración. En total habían convocado a mas de 70 personas, pero solo alrededor de 35 declararon, el resto fueron desestimados.

Fue una larga semana en la oficina judicial de Cipolletti llena de imprevistos que provocaron aplazar aún más los tiempos. Desde el primer día se logró observar el ambiente tenso en los pasillos y salas de los tribunales.

Hoy, sin dudas fue el día que mas llamó la atención de los cipoleños, ya que el abogado defensor Carlos Vila requirió asistencia medica en dos oportunidades, en ambos casos fue trasladado al hospital de Cipolletti.

Este caso es el primer juicio por jurados después de la pandemia en esta circunscripción. El jurado popular está compuesto por 16 personas, 8 hombres y 8 mujeres, pero solo 12 votarán al final del juicio. La selección fue realizada por la fiscalía, la querella y la defensa. 

Los testimonios de cada jornada fueron claves para el jurado popular, ya que, a partir de la escucha de la exposición de la prueba, compuesta por los testigos, peritos y documentos que fueron presentados, podrán determinar si está o no probado el hecho y si el imputado es culpable o no culpable.  

Durante la quinta jornada, algunos testigos precisaron el momento en que se produjo el arrollamiento de Facundo. También, otros declararon que la camioneta de Gutiérrez fue manipulada posterior al hecho. En videos, presentados por peritos de la fiscalía y la querella, se pudo observar que el vehículo no tenía averiadas las ópticas, espejos y limpiaparabrisas minutos posterior al crimen.

Otro de los testigos que analizó el vehículo, expuso que por datos recolectados del sistema operativo de la camioneta precisaron que las ópticas se rompieron el 19 de diciembre a las 21, varias horas después del incidente en La Nonnina. Según la defensa a cargo de los abogados Martín Segovia y el exjuez Carlos Vila Llanos, la camioneta BMW fue dañada en el momento previo a la pelea.  

Luego de estas declaraciones, el ambiente en los tribunales de Cipolletti comenzaron a tensarse a tal punto que uno de los abogados de la defensa requirió asistencia médica. También, la familia de Gutiérrez luego de escuchar los relatos solicitó hablar con la prensa para brindar una declaración.  

La sobrina, la hermana y la tía de Gutiérrez pidieron disculpas a la familia de Facundo. También en su relato la sobrina del joven expresó, “esto fue un accidente, nada fue intencional. Los medios de comunicación mostraron solo una parte de los hechos generando odio hacia nosotros. Fue un accidente, acá la verdad se va a demostrar con las pericias. Acá hay dos familias destruidas”.   

Por su parte la tía y la hermana, se refirieron a las lesiones que presentaba Ramiro en su rostro. “Los dos fueron noqueados, eran solo dos contra una patota. Es una lástima que haya muerto un chico, pero Ramiro solo se bajó a defender a su amigo”, expresó la tía. La hermana de Gutiérrez manifestó que quieren saber quién fue la persona que atacó a Ramiro en el rostro. “Por qué no dicen quién es esa persona, por qué no le formularon cargos a la persona que le fracturó la mandíbula, nosotros también queremos justicia. Si se desmayaba él también pudiera estar muerto hoy”, señaló.   


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora