El Ipross fue estafado al menos 574 veces y los farmacéuticos quedaron cerca de la prisión por su “voluntad delictiva renovada” 

Los cuatro acusados por el fraude a la obra social fueron declarados culpables. Para el tribunal quedó acreditada la existencia de un plan, armado sobre la "campana de protección" que tenían cuando eran directivos del Colegio de Farmacéuticos.

No hubo argumentos válidos para evitar la condena a Fabio Caffaratti, Rodolfo Mastandrea, Raúl Mascaró y Sandra Fasano. Casi nueve meses después de empezar el juicio, los cuatro farmacéuticos fueron declarados culpables por la estafa al Ipross. Y en pocas semanas deberán enfrentar la etapa de cesura, para conocer la pena que les corresponde por ser coautores del delito que le hizo perder al Estado rionegrino más de 3.300 millones de pesos, a valores actuales. 

El tribunal integrado por Oscar Gatti, Laura Pérez y Luciano Garrido consideró ayer acreditados todos los hechos imputados a los tres dueños de farmacias y a la exauditora del Colegio de Farmacéuticos de Río Negro, en el marco de una causa que empezó a investigarse en Roca hace casi cinco años. 

Fueron precisamente las autoridades de esa entidad los que denunciaron a sus colegas en mayo del 2019, luego de advertir graves irregularidades en la facturación de un grupo de farmacias de Roca y de Allen.  

En la audiencia de ayer esos dos grupos no pudieron verse las caras, porque los denunciantes fueron en buen número a los Tribunales provinciales, pero los acusados optaron por escuchar desde lejos, conectados a la sala de audiencias por Zoom. 

Pero los imputados no sólo eran colegas de quienes revelaron la estafa. Caffaratti, Mastandrea y Mascaró habían sido hasta poco tiempo antes autoridades del Colegio, una situación que fue central para los jueces. 

“No puede descartarse que integraban la mesa chica del Colegio. Existía entre ellos relación por fuera del Colegio”, destaca la sentencia, antes de afirmar que dieron forma a “un entramado que constituía una campana de protección”, que “permitió que las maniobras se extendieran en el tiempo”. 

Dentro de esa descripción mencionaron que el expresidente de la entidad, Hugo Fasano (fallecido y por lo tanto, fuera de la investigación), era familiar de la exauditora y que esta, a su vez, cumplió con trabajos de manera particular para las farmacias investigadas. 

La convicción sobre el despliegue de una “compleja e intrincada maniobra” permitió a los jueces ir más allá y deslizar que lo ocurrido entre 2013 y 2019 fue “rayano a una asociación” que podría haber merecido otro tipo de calificación, aunque rápidamente se aclaró que no era misión de ellos ingresar en ese terreno. 

En lo concreto, Caffaratti, Mastandrea, Mascaró y Fasano fueron considerados coautores del delito de “estafas reiteradas agravadas por haber sido cometidas contra la Administración Pública”, con un elemento fundamental adicional: el tribunal coincidió con los fiscales y con la querella al considerar que existe concurso real entre los hechos.  

Esto quiere decir que cada quincena que en la que hubo pagos irregulares a esas farmacias, entre 2013 y 2019, fue considerada un hecho y los farmacéuticos deberán responder entonces por la sumatoria total.  

Mastandrea, Mascaró y Caffaratti no estuvieron esta vez en la Ciudad Judicial. (Foto: Archivo / Andrés Maripe)

La Justicia consideró probado que hubo tres maniobras diferentes y dentro de ellas diferentes modalidades. Entre ellas se destacan el registro de recetas ficticias y el agregado de cantidades por encima de los medicamentos efectivamente dispensados a afiliados, con numerosos testigos que pasaron por el juicio para confirmar que ellos jamás habían comprado en las farmacias investigadas o que nunca consumieron la cantidad de productos que fueron cobrados al Ipross.  

Para tener dimensión de la cantidad de veces que ocurrieron esas estafas alcanza con repasar el caso particular de Fasano, a quien hallaron responsable de 574 hechos. 

Las cifras de la estafa al Ipross

Aunque en esta instancia sólo se haya resuelto la responsabilidad penal, la sentencia hizo mención también al perjuicio económico para el Estado. Se destacó que el monto original del delito ascendió a 66.909.584,06 pesos, pero también se aludió a las actualizaciones mencionadas por peritos durante el juicio, que elevaron a 831 millones la cifra en noviembre del 2022 y a 2.400 millones a diciembre del 2023. Si a esa última referencia se le aplica un 40% por el primer trimestre del 2024, el perjuicio a valores actualizados trepa a 3.360 millones de pesos. 

Los jueces dieron plena validez a las pericias informáticas presentadas por el Ministerio Público Fiscal y fueron duros al cuestionar la estrategia de la defensora Patricia Espeche, que requirió pericias y finalmente no fueron utilizadas para la etapa decisiva del proceso. 

Dijeron que se trataba de una “cuestionable técnica de litigación», que “demandó un tiempo innecesario” y finalmente “el tribunal desconoce la teoría del caso de las defensas”. 

Otro de los argumentos de las defensas desacreditado fue el planteado durante los alegatos, cuando se reclamó que aparecieran todas las recetas y los médicos que las elaboraron, para declarar y despejar dudas sobre la supuesta manipulación de registros dentro del circuito de facturación. 

Los jueces resaltaron que la mayoría de las maniobras ilegales se llevó adelante mediante herramientas informáticas, con la creación de recetas ficticias, por lo tanto no tenía sentido exigir un respaldo físico. 

La lectura de la sentencia fue seguida desde cerca por varios farmacéuticos de la región, entre ellos las exautoridades del Colegio que presentaron la denuncia. (Foto: Andrés Maripe)


 


Sin lugar para la “reparación integral” 


El tribunal no hizo lugar tampoco al planteo que había hecho el defensor Carlos Vila en el inicio del juicio, ofreciendo una “reparación integral” para evitar una posible condena a prisión efectiva para el farmacéutico Fabio Caffaratti. 

En la primera audiencia, el 27 de junio del 2023, Vila propuso analizar esa posibilidad como una cuestión de fondo, por lo tanto la resolución quedó para el momento decisivo del proceso. 

Si bien públicamente nunca se habló de cifras, en aquella oportunidad se estimó un monto de 500 millones de pesos, teniendo en cuenta el porcentaje que se asigna a Cafaratti sobre el monto total del perjuicio original. Se trata del 47%. 

Los magistrados tuvieron en cuenta que la Fiscalía rechazó cualquier posibilidad de un acuerdo, por lo tanto resulta imposible admitir esa vía, porque el consentimiento de los acusadores es fundamental para la validez de una reparación. 

Los jueces Gatti, Pérez y Garrido recordaron que la Fiscalía rechazó un acuerdo con Caffaratti. (Foto: Andrés Maripe)


Por qué los consideran “coautores” 


El veredicto puso en un rol central a la exauditora del Colegio, Sandra Fasano.  

Para los jueces, cada uno de los farmacéuticos imputados fue “coautor” con ella de cada uno de los delitos cometidos.  

Si bien el Tribunal destacó el vínculo y el conocimiento que todos tenían entre sí, precisó que cada uno era independiente en su posibilidad de continuar o no con las maniobras en connivencia con la auditora. 

«Acá se renueva la voluntad delictiva en cada maniobra”, destacaron los magistrados para ratificar que fueron hechos en concurso real y no un delito continuado. 

Fasano junto al resto de los imputados, en las audiencias iniciales. La mujer era auditora del Colegio y el resto dueños de farmacias. (Foto: Archivo)

 


Cuántas veces y cómo se distribuyó el dinero  


El perjuicio original para el Ipross por las maniobras defraudatorias fue estimado en 66.909.584.06 pesos. 

Sobre ese total, Caffaratti fue declarado responsable por haber cobrado en forma ilegal 29.047.507,04 pesos. Y la cantidad de veces que cometió delitos se describió de la siguiente manera: Hecho 1 modalidad A: 118 hechos. / Hecho 1 modalidad B: 26 hechos. / Hecho 2: 3 hechos. / Hecho 3: 103 hechos. / También fue absuelto por seis hechos del Hecho 3. 

Mastandrea fue declarado responsable por haber cobrado en forma ilegal 16.248.744,73 pesos. Y la cantidad de veces que cometió delitos fue: Hecho 1 Modalidad A: 88 hechos. / Hecho 1 Modalidad B: 6 hechos. / Hecho 2: 12 hechos. / Hecho 3: 26 hechos. / Fue absuelto por 7 hechos. 

Mascaró fue declarado responsable por haber cobrado en forma ilegal 12.908003,64 pesos. Y la cantidad de veces que cometió delitos fue: Hecho 1 Modalidad A: 80 hechos. / Hecho 1 Modalidad B: 25 hechos. / Hecho 2: 2 hechos. 

A Sandra Fasano le atribuyeron: Hecho 1 Modalidad A: 331 hechos. / Hecho 1 Modalidad B: 74 hechos. / Hecho 2: 7 hechos. / Hecho 3: 162 hechos. / Además fue absuelta en 34 hechos. 

Por otra parte, el fallo detalló cobros irregulares por 5.721526,71 pesos en la farmacia Fasano de Allen y por 2.983.801 pesos en la farmacia Farmacentro, de Roca. 

Sobre esa última farmacia, cabe recordar que por los mismos delitos y ante otro tribunal, en 2022, fueron condenadas sus dos expropietarias, en el marco de un juicio abreviado en el que aceptaron la culpabilidad y una pena de tres años de prisión condicional. 
 


Cómo sigue el proceso 


El tribunal abrió ayer el plazo de 10 días para que las partes ofrezcan pruebas y testigos rumbo a la etapa de cesura, que culminará con la imposición de la pena para los cuatro farmacéuticos declarados culpables. 

El inicio de esa instancia no tiene fecha definida, pero fuentes judiciales indicaron ayer que podría ser dentro de un mes. 


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora