La jugada de Hollywood del fiscal en el juicio por el femicidio de Agostina

Agustín García rescató a un testigo que estaba siendo acorralado por la defensa con un recurso que impactó en el jurado popular.





El peritaje del teléfono celular de Gustavo Chianese fue uno de los puntos centrales de la tercera jornada del juicio por jurados por el femicidio de Agostina Gisfman. Y el policía encargado de analizarlo soportó un largo interrogatorio del fiscal jefe de Homicidios, Agustín García, y del defensor público Pablo Marazzo, quien asiste a Chianese, acusado de partícipe necesario.

En el celular de Chianese encontraron, además de 3003 imágenes y 16 videos pornográficos, una gran cantidad de audios de Whatsapp que intercambió con Juan Carlos Monsalve, confeso autor del femicidio de Agostina.

Se trata del dueño de una gomería en Cipolletti que puso en contacto a la víctima con el principal imputado. Eso dice la acusación, porque la defensa y Monsalve lo niegan. Pero los audios, entre otras pruebas, lo comprometen seriamente.

El oficial inspector Alexis Zapana proyectó en la audiencia una serie de placas en las que figuraban las llamadas entre Monsalve y Chianese, con registro de día y hora, y también algunos «archivos eliminados».

En el contrainterrogatorio, el defensor Marazzo proyectó otro video: el que tomaron el día que le secuestraron el teléfono a Chianese, y en el historial de intercambios de mensajes no se observa ningún archivo eliminado. El testigo no logró dar una explicación.


«Elija un archivo y bórrelo»


Fue entonces cuando intervino el fiscal García y se produjo la siguiente escena:

-Zapana, ¿usted tiene su celular en su poder en este momento? Elija un contacto de whatsapp, el que más bronca le dé.

El oficial obedeció, exhibiendo en todo momento la pantalla de su teléfono al jurado popular.

-Ahora -siguió García- elija un archivo y bórrelo.

Zapana lo hizo, siempre de frente al jurado.

-¿Y? -preguntó García- ¿Apareció algún mensaje de archivo eliminado?

Las cabezas de todos los jurados y juradas se movieron haciendo un gesto negativo.

La explicación es que el oficial Zapana tuvo una fuente de información distinta al momento de elaborar las placas que utilizó para acompañar su exposición: se basó en un análisis en profundidad del celular de Chianese, que sí detecta los rastros de los archivos eliminados.

Por supuesto Marazzo no quedó conforme con la teatralización, pero el fiscal se ganó al jurado con una escena hollywoodense, por su espectacularidad y eficacia, sin perder el rigor.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La jugada de Hollywood del fiscal en el juicio por el femicidio de Agostina