La Argentina recibió respaldo incondicional de Italia

Berlusconi anunció que la apoyarán financieramente, pero desde el FMI.

ROMA.- Argentina recibió ayer el apoyo y el respaldo incondicional de Italia en su intento por salir de la profunda crisis económica y social que soporta.

El gobierno de Italia se comprometió a apoyar financieramente a la Argentina desde el directorio del FMI, para ayudar a la recuperación del país.

El ministro de Exteriores, Carlos Ruckauf, en su primer día de visita a Roma, dijo que en sus reuniones con el presidente Carlo Azeglio Ciampi y con el premier Silvio Berlusconi, obtuvo "la máxima comprensión y la total disposición de la dirigencia italiana para colaborar con el nuevo rumbo económico tomado por el presidente Duhalde.

"Italia hará todo lo posible para ayudar a la Argentina, fue el compromiso asumido por Berlusconi", ratificó el canciller.

Según la versión de Ruckauf, el premier italiano "me dijo que apoya a la Argentina sin condiciones y que va a llamar a cada uno de los jefes de estado del Grupo de los Siete y de los demás países europeos para que apoyen a nuestro país ante el FMI".

"Seguimos con profunda participación los desarrollos de la situación en la Argentina", afirmó a su vez un comunicado de prensa difundido por el premier italiano. "Todo lo que podremos hacer en los diferentes foros internacionales por el pueblo amigo argentino, lo haremos", añadió Berlusconi, mediante un comunicado.

"Nos comprometemos a ayudar de manera concreta a la Argentina, garantizándole nuestro pleno apoyo dentro del G7 y de las instituciones financieras internacionales", afirmó el jefe de gobierno, quien tras la renuncia al cargo del canciller Renato Ruggiero, asumió sus interinamente sus funciones.

Ruckauf confirmó, por otra parte, que le fue concedido un primer crédito por un valor de 87 millones de dólares, que será firmado el 5 de febrero. El 75% del crédito será para las pymes y el restante 25% para el sistema hospitalario. "También el presidente Ciampi, que entiende de economía, nos transmitió una gran comprensión y dijo que es correcto el camino de la flotación cambiaria que vamos a adoptar rápidamente", dijo el canciller.

"Le expliqué al jefe del estado italiano que el sistema de la convertibilidad que al inicio logró frenar la hiperinflación, al final se volvió un cepo para nosotros y nos perjudicó en nuestros intercambios, incluso con Brasil", detalló el canciller argentino.

Ruckauf explicó que sus conversaciones en Washington fueron muy positivas y que la administración de George Bush le aseguró que tendrá una buena actitud ante el FMI".

"España e Italia son fundamentales para ayudar al país a salir de la crisis", subrayó el canciller, quien agregó que el gesto de Berlusconi fue "muy valioso" con su decisión de llamar a los jefes de estado del G7.

"Lo que nosotros necesitamos es que nos abran una puerta, tenemos que vender más a través de acuerdo bilaterales y multilaterales", agregó el ministro argentino. Argentina "necesita integrarse al mundo pero no desguarnecerse: hay un modelo económico que ha muerto, que nos perjudicaba pero nuestra política no es ni dirigista ni de aislamiento. Tenemos que reforzar acuerdos con el Mercosur y bajar incluso los aranceles. Con la convertibilidad no podíamos importar ni siquiera a Brasil. Ahora sí", enfatizó un Ruckauf

(ANSA y DYN)

Preocupación de los italianos que invirtieron en bonos

"Yo le dije esta mañana a ANSA (la agencia italiana de noticias), a mi llegada a Roma, que el presidente Duhalde está preocupado por los individuos, no queremos ser injustos", dijo el canciller, interrogado sobre la preocupación de los ahorristas italianos (entre 200 y 400 mil) que invirtieron en bonos del Estado argentino.

Por su parte, el ministro para los Italianos en el Mundo, Mirko Tremaglia, opinó que Argentina superará también esta crisis, ayudada sobre todo por "España e Italia" tras mantener una reunión con Ruckauf.

El ministro italiano recordó que en la Argentina viven millones de italianos y millones de oriundos y dirigiéndose a los ahorristas italianos que resultaron atrapados en el corralito de ese país, el ministro los invitó "a tener confianza".

Italia debe "hacer todo esfuerzo por ayudar a Argentina, un gran país que atraviesa un momento difícil", pidió ayer el ministro italiano de Política Europeas, Rocco Buttiglione.

"Lamebotas de EE. UU."

LA HABANA.- Cuba llamó de nuevo "lamebotas" de Estados Unidos al gobierno argentino, por haber acudido a Washington a buscar apoyos al plan económico con el que quiere salir de la crisis que vive el país.

La prensa oficial anunció para la tarde del miércoles un programa televisado, en el que se suele reflejar la opinión del gobierno, dedicado a "la crisis argentina y la política lamebotas de la cancillería de ese país".

El canciller argentino, Carlos Ruckauf, dijo el martes tras un encuentro con el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, que su país trabajaría con Washington "para que el pueblo cubano sea libre". Estas palabras no le cayeron bien al gobierno de La Habana, que hace sólo tres semanas había enviado un cálido mensaje de apoyo al nuevo gobierno de Eduardo Duhalde, que asumió en medio de una complicada situación económica y social. "La crisis económica política, social y económica de ese país continúa profundizándose mientras el canciller de ese país viajó hasta Washington para plegarse a las exigencias de la administración norteamericana incluido el ataque abyecto y bochornoso a Cuba", dijo una nota publicada por los medios cubanos.

Exactamente hace un año el presidente cubano, Fidel Castro, llamó "lamebotas" de Washington al entonces gobierno de De la Rúa, al que acusó de apoyar los intentos de EE.UU. de condenar a Cuba en la ONU a cambio de ayuda financiera. Como consecuencia del conflicto, Argentina llamó a consultas a su embajador en La Habana y lo retiró por tiempo indefinido. Argentina sigue sin embajador en La Habana. La prensa latinoamericana está especulando sobre la posibilidad de que Buenos Aires presente una resolución condenando a Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra. (Reuters)

Propuesta de Francia

El primer ministro francés, Lionel Jospin, aseguró ayer en París que es "imperativo" que la comunidad internacional refuerce su "capacidad multilateral" para tratar el exceso de endeudamiento de los países en vías de desarrollo, al recordar la crisis que vive la Argentina durante un discurso sobre la globalización.

El primer ministro francés se pronunció a favor de la implementación de una "comisión de sobreendeudamiento" de los Estados para equilibrar las fuerzas entre deudores y acreedores a través de la negociación o el arbitraje, en caso de ser necesario.

Jospin formuló estos conceptos ante el Consejo Económico y Social francés durante un discurso sobre "Los desafíos de la globalización: regulación y desarrollo", en un encuentro que se llevó a cabo en el Palacio de Iena, en París.

"Es imperativo poner en marcha una gestión controlada de las crisis por sobreendeudamiento. Los casos de Turquía, Ecuador y, más recientemente, Argentina demuestran que es necesario reforzar nuestra capacidad multilateral para tratar en forma ordenada el sobreendeudamiento de los Estados", señaló Jospin.

Por otra parte, Alcaldes de América y Europa que asisten al Foro de Autoridades Locales que se celebra en la ciudad brasileña de Porto Alegre anunciaron la creación de una "red de solidaridad" con Argentina.

La propuesta fue respaldada por la mayoría de los de 200 alcaldes y otros funcionarios municipales reunidos en el Foro de Autoridades Locales. La red de solidaridad funcionará en cada una de las ciudades representadas en el foro y se dedicará a recoger donaciones en dinero o medicinas que luego serán enviadas a Argentina.

"El Brasil del 2002"

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Martín Redrado, dijo ayer que Argentina aspira a ser el Brasil del 2002, pero aclaró que para eso el país necesita apoyo financiero internacional.

De esta forma, el funcionario comparó el reciente cambio en la política monetaria que aplicó la Argentina al que hiciera Brasil el 14 de enero de 1999. "Hay un cambio en la política monetaria que busca que la Argentina vuelva a ser competitiva a nivel regional y que el país vuelva a atraer inversiones, como las atrae Brasil actualmente", indicó

En tal sentido, aseguró que "la situación argentina puede asemejarse a lo que fue Brasil en 1999, cuando decidió devaluar el real" y recordó que "los primeros 60 días fueron bastante turbulentos, pero fue el apoyo financiero de organismos multilaterales de crédito lo que permitió que Brasil se estabilizara y que en el 2000 tuviera un crecimiento del 4%".

Desde Roma, el funcionario dijo que "creo que hemos preparado la pista para que el equipo económico cuando llegue con su plan pueda tener una negociación exitosa con el FMI", dijo.


Comentarios


La Argentina recibió respaldo incondicional de Italia