La calidad del aire de Bariloche está probada

El equipamiento montado luego de la erupción del cordón Caulle-Puyehue determinó que el año pasado hubo solo 13 días con mediciones por debajo del estándar de salud.





El equipo está instalado en la calle Vicealmirante O’Connor, en pleno centro de la ciudad. (Foto: Alfredo Leiva)

El equipo está instalado en la calle Vicealmirante O’Connor, en pleno centro de la ciudad. (Foto: Alfredo Leiva)

Las mediciones de calidad del aire en superficie realizadas con la estación de monitoreo que funciona en pleno centro de esta ciudad revelaron que -al menos en el último año- los valores se mantuvieron debajo del límite que pondría en riesgo la salud.

La ausencia de industrias que emitan gases contaminantes fue destacada como un punto a favor de Bariloche en relación a la calidad del aire. Mientras que el tránsito en el área céntrica y los incendios recurrentes juegan en contra, tanto como la amenaza latente de erupciones volcánicas.

En el balance, el registro día por día muestra una grilla con un “verde” casi uniforme. Ese color, en tonos oscuros y claros, indica las jornadas con calidad del aire “buena” y “moderada”.

El año pasado hubo 12 días con aire “no saludable para grupos sensibles (ancianos, niños, personas con patologías de riesgo)” y sólo 1 día catalogado como “no saludable” para la población en general.

En números

1.500.000
dólares costó el equipamiento y fue financiado con un aporte de la Corporación Andina de Fomento.
2,5 a 10
partes por millón es el nivel de concentración de partículas que mide el instrumental instalado en Bariloche.


Según ese cuadro durante 2018 se registraron un total de 227 días con aire de calidad “buena” (el 62,2%) y otros 106 de calidad “moderada” (29,1%).

Los mejores meses fueron junio y noviembre, ambos con 23 días de aire “bueno”. El peor fue febrero con 13.

El informe elaborado por el Observatorio Ambiental del municipio advierte que los resultados obtenidos con la estación de monitoreo no deben ser tomados como representativos de la calidad del aire para todo la ciudad, debido a las distorsiones que pueden generarse por la ubicación de los equipos, que fueron emplazados el este del área céntrica, en Vicealmirante O´Connor al 1.200.

Los técnicos aspiran a generar con los datos “una primera base de información con un análisis estadístico, más bien descriptivo” y su correlación con eventos puntuales. También a comparar series históricas.

Una de las expertas que trabaja en el área, Josefina Uijt den Bogaard, dijo que los días con mediciones apartadas de lo óptimo coincidieron con eventos particulares de polvo en suspensión y quema de biomasa en el entorno de la estación.

Explicó que los valores guías de referencia que toman son los de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

En el informe consta por ejemplo que entre el 24 y el 26 de enero de 2018 hubo incendios en La Pampa que provocaron disminución de visibilidad en Bariloche. El 19 de febrero se quemó la panadería Trevisán, el 15 y 16 de agosto hubo quemas importantes en el vertedero. Y algunos días del invierno hubo desconocidos que encendieron fuego varias veces en una vivienda desocupada de Parques aledaña al punto de monitoreo.

Tenemos en estudio un plan para trasladar la estación a otra ubicación mejor, en el barrio Jardín Botánico. Y esperamos poder complementar los registros con equipos móviles, que son más económicos”.

Claudio Romero, subsecretario de Medio Ambiente de la Municipalidad.


El instrumental documentó que esos días hubo bajas puntuales en la calidad del aire.

La especialista dijo que también que en mayo de 2018 se produjo un alerta amarillo en el volcán Osorno, pero no tuvo efecto alguno sobre la calidad del aire de la ciudad.

Seguimiento post volcán

El equipamiento fue instalado en diciembre de 2015, por decisión provincial, con la idea de efectuar un seguimiento con parámetros científicos a partir de la erupción del complejo volcánico Puyehue/Cordón Caulle, de junio de 2011. El costo superó el 1.500.000 dólares y fue financiado con un aporte de la Corporación Andina de Fomento.

El instrumental permite medir el material particulado en concentraciones de 2,5 y 10 partes por millón. También evalúa la composición química y detecta concentraciones insalubres de dióxido de nitrógeno, ozono y el dióxido de azufre, que puede ser indicador de actividad volcánica.

Otro apartado del informe del año último describe los picos de concentración de material particulado hora por hora. Los momentos críticos son entre las 8 y las 10 en los días hábiles. La curva baja claramente en los otros horarios y más aún los sábados y domingos.

Uijt den Bogaard dijo que éso se se explica por las emisiones del transporte automotor. Insistió sin embargo en que las concentraciones “no superaron los valores guías de referencia”.

El subsecretario de Medio Ambiente, Claudio Romero, destacó la utilidad de las mediciones y dijo que tienen en estudio un plan trasladar la estación a otra ubicación mejor, en el barrio Jardín Botánico. También esperan poder complementar los registros con equipos móviles, que son más económicos, para tomar datos en otras zonas como el entorno del basural o el futuro parque tecnológico.


Comentarios


La calidad del aire de Bariloche está probada