La energía solar gana terreno en zonas rurales

La instalación de paneles solares es una solución en sectores sin electricidad. El sistema aislado es la principal demanda en la región. La alternativa con conexión a la red se busca en zonas residenciales. El piso de inversión es de 180.000 pesos.



Siempre orientadas al norte. Las placas deben estar en esa dirección para un mayor aprovechamiento de la luz solar.

Siempre orientadas al norte. Las placas deben estar en esa dirección para un mayor aprovechamiento de la luz solar.

La tendencia a utilizar energía solar fotovoltaica para el abastecimiento eléctrico crece en la región, especialmente en Río Negro donde la legislación vigente permite un ahorro económico. Neuquén no posee aún una normativa. La demanda se centra especialmente en sectores sin electricidad, pero también en lugares donde el servicio no es bueno como en barrios informales.

Hay dos productos que son los más solicitados: el sistema aislado y el conectado a red con medidores bidireccionales.

El sistema aislado se utiliza cuando no hay posibilidad de llegar con energía eléctrica. Este método tiene todos los componentes para que el usuario obtenga energía solo con el sol. Dispone de los paneles solares, un regulador que adapta esa energía a las baterías donde se acumula. Como no cuenta con acceso a la red eléctrica se necesitan las baterías para poder usarlo cuando no hay luz solar.

"Un sistema aislado de cuatro paneles en un lugar sin electricidad te cambia la vida. Es una tendencia que crece”.

Federico Matzkin, encargado de ventas especiales en Leimat

“Se usa mucho en casas donde no hay electricidad, pero también en zonas con problemas en el servicio”, explicó Federico Matzkin, ingeniero y encargado de ventas especiales en Leimat, empresa que se dedica hace más de seis años a la energía solar.

Un sistema clásico, con cuatro panales solares, un regulador y cuatro baterías de 100 amperes puede abastecer una vivienda para luminarias, heladera, TV y cargadores. El costo de este servicio con la instalación incluida ronda los 180.000 pesos. “Para un consumo mayor, como incluir un lavarropas y otros artefactos necesariamente se debe duplicar la instalación y deja de ser atractivo para el cliente”, explicó Matzkin.

Otra alternativa es el conectado a la red. En este caso se necesitan los paneles y un inversor. Las horas con luz solar generan energía que se inyecta para el consumo, no se acumula. Cuando no hay sol se consume de la red. “Esto te permite ahorrar. Si estás enRío Negro que hay legislación te permite ahorrar más porque te lo descuentan de la boleta”, agregó el representante de Leimat.

La instalación en viviendas crece en zonas sin acceso a la red eléctrica.

“Son dos proyectos bien distintos. Por ejemplo una instalación llave mano de 1,5 kW es de 3.000 dólares. Con ese sistema en una vivienda residencial podés ahorrar el 50% de la factura eléctrica”, detalló Matías Cicchitti, ingeniero y socio gerente de Alter Energy, una empresa local que se dedica exclusivamente a las energías renovables. Está opción se solicita generalmente en zonas residenciales pero hoy está en baja por el incremento en los costos.

"La amortización para un sistema conectado a red depende del costo de la tarifa, en Neuquén ronda los cinco años”.

Matías Cicchitti, socio gerente de Alter Energy

Ambos coinciden en que la vida útil de los paneles solares en pleno funcionamiento es de 25 años.Cicchitti explicó que la amortización de la inversión difiere en ambos sistemas. En el asilado puede demorar de dos a cuatro años mientras que en la bidireccional con conexión a red entre cuatro y siete. “Depende mucho del costo de la tarifa, este en el caso de Neuquén que tiene un costo alto”, destacó Cicchitti.

Crece la tendencia de instalar sistemas para abastercerse ante los cortes de luz

Se trata de un sistema para abastecerse sin energía eléctrica pero sin la necesidad de instalar los paneles solares. Solo se necesitan las baterías donde se almacena la energía y un inversor/cargador que permite recargar cuando hay energía. Se utiliza en viviendas para abastecer la caldera por ejemplo.

Tiene un costo accesible pero poca autonomía.
Cuando se corta la luz automáticamente se toma la energía acumulada para alimentar el consumo. Cuando vuelve la electricidad se recargan los equipos, por eso no es necesario instalar los paneles solares.

“Lo estamos utilizando mucho para viviendas que tienen calderas”, explicó Matzkin. Es un sistema con un inversor/cargador de 600 watts y una batería de 150 amperes. Este equipo puede costar alrededor de 35.000 pesos. Tiene una autonomía de entre 6 y 8 horas para una caldera y está teniendo mucha demanda en la actualidad.


Comentarios


La energía solar gana terreno en zonas rurales