La esclavitud, una herida aún abierta en EE.UU.

Las reparaciones por siglos de esclavitud y discriminación racial se han convertido en un tema de animado debate entre los precandidatos demócratas para las presidenciales de 2020.



Por Chris Lefkow

En enero de 1865, cuando la Guerra Civil de Estados Unidos estaba llegando a su fin, a algunos esclavos liberados se les prometió “40 acres y una mula” para comenzar una nueva vida.
El audaz experimento fue fugaz, rechazado en unos meses por el presidente Andrew Johnson, sucesor del asesinado Abraham Lincoln, y la tierra regresó a sus antiguos dueños.
Más de 150 años después, la cuestión de si Estados Unidos debería proporcionar una compensación a los afroamericanos por errores pasados todavía está sobre la mesa.
Las reparaciones por siglos de esclavitud y discriminación racial se han convertido en un tema de animado debate entre la gran cantidad de precandidatos de las primarias demócratas de cara a las presidenciales de 2020.
El activista de derechos civiles Jesse Jackson planteó el controvertido tema, que nunca antes había figurado de manera tan prominente en una carrera presidencial, durante su fallida candidatura a la Casa Blanca en 1988.
Barack Obama, el primer presidente negro de Estados Unidos, y la candidata demócrata de 2016, Hillary Clinton, no apoyaron la compensación para los descendientes de esclavos.
Entre los precandidatos demócratas para 2020, la senadora Elizabeth Warren y Julian Castro, exalcalde de San Antonio, se han mostrado fuertemente a favor de las reparaciones.
“Estados Unidos se fundó sobre el principio de libertad y sobre la espalda del trabajo esclavo”, dijo recientemente Warren, senadora de Massachusetts, en un evento de la CNN en Jackson, Mississippi. “Creo que es hora de comenzar un debate nacional en toda regla sobre las reparaciones en este país”.
Castro, que busca convertirse en el primer presidente estadounidense de origen hispano, dijo que apoya las reparaciones y reconoció que hay una “gran cantidad de desacuerdos” sobre lo que deberían ser.
“Si, de acuerdo con la Constitución, compensamos a las personas porque tomamos sus propiedades, ¿por qué no compensarías a las personas que eran propiedad de otra?”, se preguntó.
Warren ha brindado su apoyo a un proyecto de ley en la Cámara de Representantes, que nombraría a una comisión para examinar el tema.
El proyecto de ley, HR 40, plantea la formación de un panel “para abordar la injusticia fundamental: la crueldad, la brutalidad y la inhumanidad de la esclavitud en Estados Unidos y las 13 colonias estadounidenses entre 1619 y 1865”.
La comisión “consideraría una disculpa nacional y una propuesta de reparación para la institución de la esclavitud”.
La HR 40, llamada así por el comprometido compromiso de “40 acres y una mula”, se presentó por primera vez en la Cámara hace tres décadas y se ha vuelto a presentar todos los años desde entonces, pero nunca llegó a una votación.
Los senadores Kamala Harris y Cory Booker, los dos precandidatos negros en la carrera para la nominación demócrata, también han manifestado su apoyo a las reparaciones, mientras que el excongresista de Texas Beto O’Rourke dijo que debería haber una “discusión” sobre el tema.
Marianne Williamson es la única precandidata demócrata que aboga por los pagos directos a los afroamericanos.
Williamson propuso crear un fondo de entre 200.000 y 500.000 millones de dólares, una cifra que los especialistas en el tema consideran demasiado baja. Argumentan que más razonable sería hablar de billones de dólares.
Otros dos aspirantes demócratas, el senador por Vermont Bernie Sanders y la senadora por Minnesota Amy Klobuchar, han apoyado abordar la desigualdad racial como parte de planes más amplios para reducir la disparidad de ingresos.
“Creo que ahora mismo nuestro trabajo es abordar las crisis que enfrentan los estadounidenses en nuestras comunidades”, dijo Sanders en “The View” de ABC. “Y pienso que hay mejores maneras de hacerlo que simplemente con un cheque”.
El electorado negro es clave para los demócratas y se estima que de su apoyo puede depender la suerte de quien dispute la presidencia al actual mandatario republicano Donald Trump en las elecciones de noviembre de 2020.
El 52% de los afroamericanos consultados en una encuesta de CNN-Kaiser de 2015 apoyó los pagos en efectivo a los descendientes de esclavos. Pero el 89% de los estadounidenses blancos encuestados se opuso a la idea.
El autor Ta-Nehisi Coates, en un artículo de 2014 en The Atlantic publicado bajo el título de “The Case For Reparations”, dijo que la idea es “aterradora” para muchos estadounidenses “no sólo por un tema de falta de capacidad de pago”. “La idea de las reparaciones amenaza algo mucho más profundo: la herencia, la historia y la reputación de Estados Unidos en el mundo”, dijo Coates.
En el pasado Estados Unidos ya reparó a algunas comunidades, como a los japoneses radicados en el país que fueron internados en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. (AFP)


Comentarios


La esclavitud, una herida aún abierta en EE.UU.