La fiscalía no tiene dudas que el imputado quiso matar al adolescente en el barrio IPPV

La investigación continúa para dilucidar, entre otras cosas, el accionar policial. El imputado habría efectuado más de diez disparos con su arma reglamentaria.



Personal de Criminalística en la inspección en el barrio IPPV. Foto: gentileza

Personal de Criminalística en la inspección en el barrio IPPV. Foto: gentileza

“Alguien más quiere venir, alguien tiene alguna duda, yo me hago cargo” habría gritado Mario Huichaqueo en la madrugada del pasado sábado cuando descargaba su arma reglamentaria contra el adolescente Jorge Rolando Vera en el barrio IPPV de la capital provincial, quien falleció poco después producto de un disparo que recibió en la espalda.

Los gritos iban dirigidos a los vecinos que observaron los hechos y prestaron declaración en la causa, por eso el fiscal Juan Pedro Puntel consideró que “estamos hablando de una persona que comprendía cabalmente todo lo que pasaba, por toda la secuencia, por todo el tiempo que duró el hecho” y afirmó que “no existe inimputabilidad, ni emoción violenta, ni ninguna otra circunstancia; sino que, además, manifestó expresamente la intención de quitarle la vida al otro sujeto”.

Los fiscales estuvieron este miércoles en el barrio IPPV.

Puntel, junto a la adjunta Yanina Estela Pasarelli, realizaron este miércoles una nueva inspección ocular en la zona donde se produjo el asesinato y el resto de los incidentes “a los fines de ver si hay más indicios que buscar, continuando la labor que empezamos el primer día, con ideas más claras”.

El funcionario judicial sostuvo que en esta oportunidad sabían “qué buscar y dónde” y pudieron advertir “impactos” de bala “en distintos sectores, se volvió a scanear” el lugar “para hacer la reconstrucción virtual del hecho”, además “fuimos a ubicar a algunos testigos que no pudimos encontrar, pero quedaron citados por la Fiscalía”.

Esa reconstrucción, “precisada de la forma más fiel”, se realiza “para poder ilustrar a los jueces con un video tridimensional”, indicó.

En declaraciones efectuadas a FM VyP, el fiscal señaló que “tomamos seis u ocho testimonios más”, entre los que citó a “policías que estuvieron en el lugar, durante el hecho, instante después, inmediatos a la ocurrencia del homicio, y vecinos que vieron lo que pasó” y sostuvo que algunar personas “manifestaron temor por las partes involucradas, por el imputado en función de su condición de empleado policial y los restantes compañeros de la unidad”.

En ese sentido indicó que se está resguadando la vivienda del imputado para prevenir represalias contra su madre y familiares y, en cuando a los testigos y familiares de la víctima “está el COER dandos seguridad a todos”.

La reconstrucción del hecho

Puntel explicó que “habría una denuncia por un presunto robo” en la despensa aledaña a donde estaba viviendo el imputado, aunque aclaró que “no está aseverado que tenga que ver con el homicidio” y, además, la denuncia “no se llegó radicar”.

Pericias oficiales

10
Vainas servidas fueron recuperadas en el lugar del hecho pero, "con los testimonios podemos hablar del doble o más" indicó el fiscal de la causa.

Al lugar llegó personal policial -habrían sido cuatro uniformados- y cuando se dirigieron a la plaza del barrio comenzó un enfrentamiento con un grupo de jóvenes, al tiempo que también apareció el agresor y efectuó los primeros disparos contra la víctima y un amigo, “que estaban en una punta de la plaza”.

Dijo que “hay testigos, entre los vecinos, que afirman que estaba la policía cuando el agresor efectuó esos primeros disparos” pero “los testigos policías no recuerdan eso”.

Cuatro meses de prisión preventiva recibió el imputado. Foto: Pablo Leguizamon

Momentos después Huichaqueo se retiró en su auto, “le arrojaron ladrillos que rompieron uno de los vidrios” y la víctima, con dos amigos, lo persiguió hasta cerca de la casa pero nunca logró llegar porque el imputado volvió a disparar y cuando Rolando Vera quizo alejarse del lugar recibió el impacto en la espalda y “en la calle Liniers 218 cae, comienza a agonizar” y falleció poco después cuando era trasladado en ambulancia hacia el hospital Zatti.

Puntel sostuvo que no tiene dudas que el imputado hizo los disparos “para matar a una persona” y aclaró que “en la plaza fue para dispersar, por eso es un hecho calificado como abuso de arma” pero “en el segundo hecho lo hizo para matar a la persona y es un homicidio”. También precisó que la víctima “estaba de espalda y apenas podía correr” porque momentos antes “había recibido un perdigón en una pierna”.

Uno de los temas pendientes para la fiscalía es la reconstrucción “del accionar de los policías” durante todos los sucesos, por eso continúa la investigación para lograr más precisiones.


Comentarios


La fiscalía no tiene dudas que el imputado quiso matar al adolescente en el barrio IPPV