La física y la música se abrazan en Bariloche

Alberto Rojo, el físico egresado del Instituto Balseiro que se desempeña en el Departamento de Física de Oakland University. Se presenta este sábado en la Biblioteca Sarmiento.



La creatividad musical de Rojo es tan notable como su facilidad para la divulgación científica. Foto: gentileza

La creatividad musical de Rojo es tan notable como su facilidad para la divulgación científica. Foto: gentileza

Alberto Rojo combina tres especialidades. Y tres talentos. Este tucumano de 59 años músico, escritor y físico egresado del Instituto Balseiro vuelve a Bariloche para presentar una charla concierto “De la física a la música”.

La define como “una conversación de la relación de la física con la música, acompañada de canciones inspiradas en la ciencia”.

Este músico que actualmente es profesor titular del Departamento de Física de Oakland University, en el estado de Michigan, se presenta el sábado a las 20.30 en la Biblioteca Sarmiento, junto a Norbi Caórdob (en bajo acústico) y Horacio Cacoliris (en percusión).

P- ¿Qué le dio Bariloche para su música?

R- Mucha inspiración. Mis tiempos de Bariloche fueron de maduración intelectual y eso gravitó sobre mi música. Además, en la casa que mi compañera y yo teníamos en el kilómetro 12,6 compuse Chacarera del Fuego, que luego grabé a dúo con Mercedes Sosa, algo que para mí es un sueño hecho realidad.

P- ¿Qué encuentra en la música y en la física?, ¿qué aporta cada una?

R– En ambas encuentro una manera de entender el mundo. Para mí las dos son instancias de revelación. Me aportan la sustancia de mi trabajo.
Rojo cuenta con unos 90 trabajos publicados en temas de física en revistas de circulación internacional. Incluso, publicó con Antonhy James Leggett, premio nobel de Física en 2003.

En este momento, estoy preparando un álbum o un show completo (o quizás ambos) de canciones que narran la historia de la física

Alberto Rojo, físico y músico

Su primer contacto con la música fue a los 6 años a través del piano aunque reconoce que “no fue muy feliz”. “No me llevé bien con mi primera profesora, advierte, luego volví con la guitarra, ya con 13 o 14 años. Y a los 15 con la flauta, que es un instrumento que toco poco en público, pero que me encanta”.

Rojo grabó a dúo con Mercedes Sosa y en su segundo disco “Para mi sombra”, grabó la canción “Desarma y sangra” con Charly García y Pedro Aznar fue otro músico invitado.

P- ¿Cuál es la mayor satisfacción que le ha dado la música?

R- Quizás la mayor satisfacción es cuando un padre me presenta a su hijo o hija pequeña y me dice que sus hijos se criaron escuchando una canción mía.

P-La física cuántica ¿puede explicar la música?

R– No creo que haya una explicación de la música en realidad. Y la física cuántica se refiere básicamente a los fenómenos microscópicos, de modo que (al menos de un modo directo) no creo que la física cuántica pueda explicar la música. Ahora bien, la música como fenómeno cognitivo acaso sea descifrable en parte usando conocimientos de física cuántica. Pero eso lo digo en un plano muy hipotético.

P-¿Qué lo inspira?, ¿hay algún lugar ideal para llegar a la inspiración?

R-Me inspira la rareza del mundo; lo extraño del hecho de existir. Y pienso que el lugar (o el lugar entre comillas) para llegar a la inspiración es el trabajo. En mi caso (y por lo que leí y conversé es el caso de otros también) la inspiración llega cuando dedicás horas y horas de trabajo a lo que hacés. Y no horas en bruto sino horas pensadas y focalizadas.

Años atrás, Rojo debutó en el Teatro Colón, con Ni sí ni no, obra que compuso junto al músico Luis Gurevich, interpretada a dúo con Mercedes Sosa y con la orquesta estable del teatro. También compuso con Aznar, con Víctor Heredia y con Luis Pescetti.

P-¿Cómo hace para seguir teniendo bases de raíz folklórica tan lejos de Tucumán?

R-A veces no es tan importante vivir en un lugar como que ese lugar viva en uno. Y yo sigo sintiendo que Tucumán es la raíz de mi obra. Y a partir de esa raíz se van incorporando nuevas ramas de otros géneros.

P- ¿Conserva sus amigos de Bariloche?

R- Sí, tengo varios amigos de mis tiempos de estudiante. Algunos están trabajando afuera del país y otros viven todavía en Bariloche. Y es siempre una alegría volver a verlos.


Comentarios


La física y la música se abrazan en Bariloche