La generación eléctrica cayó un 26 por ciento

Disminuyó el aporte al sistema interconectado. La sequía tiene impacto en la capacidad de producción de los embalses. Las precipitaciones de 2019 no mejorarán las condiciones actuales.





El Chocón. Es el embalse con menor acumulación, con 70% de su capacidad.

El Chocón. Es el embalse con menor acumulación, con 70% de su capacidad.

Las intensas nevadas que se vienen registrando en la actual temporada invernal no serán suficientes para revertir la sequía de los últimos años en el caudal de los ríos de la región.

La tendencia de la última década se mantiene con los pronósticos a mediano plazo y se estima que mantendrá lo niveles medios desde 2009 cuando comenzó el declive en la acumulación de agua en los embalses y que tiene un impacto directo en la capacidad de generación de energía de la central hidroeléctrica.

Hubo muchas precipitaciones pero por ahora es nieve y no se ve reflejado en la reserva. Actualmente el caudal de los ríos esta en su mínimo es que es de 330 metros cúbicos por segundo, las erogaciones que se volcaron en julio fueron por una demanda eléctrica y llegó a 800 metros cúbicos por segundo, el máximo permitido es de 1.200.

Esta fue una de las razones por las cuales la generación de energía se redujo en un 25% entre enero y julio de este año en comparación con el mismo período del año pasado.

Según los registros de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) en este período los embalses generaron el 79% de la media de energía que es de 6000 GWh, es decir que estuvo en el orden de los 4.300 GWh de generación de energía hidroeléctrica hasta julio pasado inclusive.

Si bien superó lo producido en 2017 y 2016 que promedió el 70% de la media, estuvo muy debajo de lo que generó en 2018 que alcanzó los 6.300 GWh aproximadamente. La generación también depende de la demanda que el sistema interconectado solicite y que depende de Cammesa. El mejor año de la última década fue justamente en 2009 que superó los 6500 de GWh. El mejor año registrado por la IAC; desde 1994, fue en 2006 superando los 10.700 GWh.

En números

4.700 GWh
aproximadamente se generaron entre enero y julio de 2019, un 79% de la capacidad de los embalses.
6.300 GWh
fue aproximadamente lo que generó en 2018 en el mismo período.

La sequía que se viene acentuando en la última década no generará problemas de riego ni de consumo al menos hasta la temporada 2020 que son las proyecciones que hacen desde la AIC, incluso se espera que estén por debajo de los niveles de este año.

El impacto de la caída en los volúmenes se refleja en la generación eléctrica de los embalses que se mantiene en baja en la última década.
Desde la AICaseguraron que la intensa erogación en julio no tuvo relación con el apagón del Día del Padre y que fue una demanda habitual.

No tiene directa relación con la época sino con la demanda ya que una de las variables que define las erogaciones en la zona depende de la precipitaciones que se generan en el Litoral, Yacyretá y Salto Grande, que al no tener embalse es la primera alternativa.

Las erogaciones que se hicieron en julio no afectaron las reservas, fue una demanda de energía de Cammesa”.

Julio Porrino, secretario de Operaciones y Fiscalización de la AIC

El mes pasado la baja en las precipitaciones en esa zona obligó a una gran demanda de energía de la zona. A pesar de que la capacidad de generar energía viene en descenso nunca la demanda superó la oferta energética.

Así lo confirmó Julio Porrino, secretario de Operación y Fiscalizaciones de la AIC. “Las erogaciones que se hicieron no afectaron las reservas y tampoco fue una necesidad de erogar, sino una demanda de Cammesa”, explicó.

Las intensas nevadas auspician un ciclo hídrico bueno, pero no hay indicios en el corto plazo de que se revierta la sequía que afecta a los ríos en los últimos 10 años.

No hay variables que nos digan que haya una mejora en las precipitaciones pero de ninguna manera afectada el riesgo ni el consumo”.

Julio Porrino, secretario de Operaciones y Fiscalización de la AIC

“No hay variables que nos indiquen que haya una mejora en las precipitaciones pero de ninguna manera va afectar ni el riesgo ni el consumo, el único problema es que disminuye la capacidad de la generación eléctrica del embalse que se mantiene en baja como la última década”, agregó Porrino.

Actualmente los embalses se encuentran en niveles altos de acumulación.
Según los datos al 7 de agosto pasado el embalse Cerros Colorados están en su máximo nivel de acumulación mientras que el Chocón es el más bajo con un 70%. Alicurá y Piedra se encuentra cerca del 90%.

“No se evidencia que se profundice la sequía sino que mantendrá los niveles actuales. En gran parte de julio los ríos estuvieron con un caudal de 900 metros cúbicos por segundo, después pasó a 600 y finalmente a 330 que es el mínimo y el actual”, explicó el secretario de Operación y Fiscalizaciones de la AIC, Julio Porrino.

Las grandes nevadas que dejó este invierno no revirtieron la sequía imperante.

El manejo del caudal, clave para la obra de Portezuelo del Viento

Julio Porrino también se refirió a la polémica obra de Portezuelo del Viento, una hidroeléctrica para regular el caudal del río Grande, principal afluente del río Colorado.

La obra que ya fue aprobada por el gobierno nacional y que tiene un presupuesto de 1023 millones de dólares se hará en Mendoza pero será manejada, así lo dice el acuerdo, por el Coirco (Comité Interjurisdiccional del Río Colorado) que tiene representantes de las cinco provincias por las que atraviesa el río, además de Mendoza, Río Negro, Neuquén, Buenos Aires y La Pampa.

“No conozco específicamente la situación del río Colorado, pero todo depende de cómo se maneje el caudal. En teoría toda obra hidroeléctrica debería mejorar las condiciones, pero un mal manejo del embalse puede ser peligroso”, indicó.

El secretario de operación y fiscalizaciones de la AIC .
Si bien La Pampa es la única que está en contra de la construcción de la obra, el fin de semana pasado hubo movilizaciones en varios puntos de Río Negro y La Pampa para manifestar su desacuerdo con un embalse que aseguran “secará” el río Colorado, un torrente clave especialmente para la provincia pampeana. En Río Negro la ciudad de RíoColorado es la más interesada.

Días atrás, Héctor Gómez, director de la Fundación Chadileuvú de La Pampa aseguró a radio CALF que la obra tendrá un impacto muy negativo para los pampeanos.

“Es represa es una vieja aspiración de Mendoza, va a ser la más alta del país. Dicen que es para generar más energía pero lo que le interesa a Mendoza es hacer un trasvase de agua del río Grande al Atuel”, explicó Gómez. El gobierno anunció la licitación para el mes próximo.


Comentarios


La generación eléctrica cayó un 26 por ciento