La industria cervecera y la producción de hongos, van de la mano



Gírgolas. Los hogos comestibles son un producto apetecible y de alta demanda gourmet.

La búsqueda de la eficiencia requiere muchas veces ajustar protocolos y procesos, evitando los tiempos muertos o el uso excesivo de los recursos. En ese camino, suele suceder que la investigación para mejorar el proceso en un rubro, abre la puerta a un nuevo desarrollo productivo. Así está sucediendo en Neuquén con la simbiosis entre la industria cervecera y la producción de hongos.
Los emprendimientos dedicados a la elaboración de cerveza artesanal han florecido en los últimos años, tanto a nivel nacional como regional. Una de las necesidades que surgieron de tal actividad, es encontrar la forma de aprovechar o tratar el bagazo, es decir, el desperdicio que genera el proceso de elaboración.
En ese marco, desde Centro PyME-ADENEU se llevó adelante un trabajo de investigación que permitió protocolarizar el proceso para reutilizar este residuo y destinarlo a la producción de hongos comestibles.
Este protocolo detalla las bases del desarrollo y un fundamento teórico para la aplicación de una técnica validada para la producción de gírgolas (Pleurotus sp), que además de disminuir el impacto ambiental por exceso del residuo, reduce la dependencia de la viruta de álamo, que es el principal insumo que se utiliza habitualmente en la región de Alto Valle.
La investigación fue desarrollada por Cristian Starik y Anahí Navarro, ingenieros agrónomos de formación e integrantes del Programa de Hongos Comestibles de Centro PyME-ADENEU, organismo dependiente del Ministerio de Producción e Industria. Los ensayos se realizaron en el Laboratorio de Hongos Comestibles de Neuquén, que administra la agencia de desarrollo económico.

“El proceso productivo genera el incremento del contenido de proteínas fúngicas en el bagazo de cerveza”

Cristian Starik - Ingeniero Agrónomo (Lab. de Hongos de Neuquén)


La producción de hongos comestibles es una actividad económica que ha crecido a pasos agigantados, y en este sentido la elaboración del sustrato es uno de los cuellos de botella más importante de la producción. Por ende, este el resultado de esta investigación da respuesta a necesidades de dos actividades productivas, que en principio, parecieran no tener relación. Además permite que los emprendimientos cerveceros visualicen una nueva unidad de negocio.
El bagazo de cerveza es la pasta húmeda que resulta del proceso de maceración y filtrado. Es un residuo orgánico, rico en proteínas y que debido a su alta producción y su dinámica de generación, lleva a una problemática de acumulación de desperdicios.
En ocasión de la cuarta edición del Festival Provincial de Cerveza Artesanal de Aluminé, en 2017, se presentó esta posibilidad para los elaboradores de cerveza pero aún no estaba desarrollado el protocolo. Sin embargo, ahora está plasmado el procedimiento para el tratamiento del bagazo.
En general, el residuo de la cerveza es entregado a productores de cerdo que lo utilizan para alimentar a sus animales. Pero el bagazo que fue utilizado para la producción de hongos tiene mayores ventajas para la alimentación de ganado.
“El proceso productivo genera modificaciones químicas y estructurales, como la disminución del contenido de lignina y el incremento del contenido de proteínas fúngicas, entre otros, lo que lo transforma en un alimento nutritivo de mejor calidad para utilizar en feed lot y alimentar cerdos”, informó Starik.
La información está al alcance de cualquier habitante que desee incursionar en la producción de hongos comestibles.Para acceder al protocolo y a asesoramiento en la producción de gírgolas sobre sustrato, los interesados pueden comunicarse con Centro PyME-ADENEU al correo electrónico cstarik@adeneu.com.ar.
Quienes deseen conocer más sobre los servicios del Laboratorio de Hongos Comestibles de Neuquén y realizar pedidos de inóculo pueden asimismo ingresar en www.laboratoriodehongos.com.ar. Desde 2007 este laboratorio cuenta con certificación de calidad bajo la Norma IRAM-ISO 9001.

En números

2017
El año en que comenzó a elaborarse el protocolo para la producción de hongos en base a bagazo de cerveza.
800.000
Las toneladas de malta de cebada que se producen en Argentina al año.

Comentarios


La industria cervecera y la producción de hongos, van de la mano