La izquierda mexicana insiste en pedir recuento



#

Las tarjetas que regalaba el PRI a sus electores, según las denuncias.(Foto: AP )

Denuncias de fraude contra el PRI

MÉXICO (AP/ AFP).- El izquierdista Andrés Manuel López Obrador lanzó una apuesta arriesgada para su futuro político y el de la izquierda en México, al negarse a aceptar su derrota frente a Enrique Peña Nieto, del PRI, y pedir recuento voto por voto por considerar “fraudulentos” los comicios del domingo. El Instituto Federal Electoral (IFE) dio el triunfo al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) con 38,1% de los votos contra 31,6% de López Obrador, en el conteo preliminar del 98,95% de las actas de las mesas electorales. Pero el líder izquierdista pidió un recuento de las 143.000 mesas al denunciar “inconsistencias” en 113.855 y que esperará el escrutinio para decidir si impugna la elección, reviviendo su protesta de 2006 cuando perdió ante Felipe Calderón por margen mínimo. Pero a diferencia del 0,56% de hace seis años, la ventaja de Peña Nieto es de tres millones de votos (6,51%), según el IFE. Mientras, Peña Nieto, felicitado por gobiernos de Estados Unidos, América Latina, la Unión Europea, y la OEA, actúa como presidente electo y prepara su equipo de transición. Ayer, miles de personas se apresuraron a canjear unas tarjetas prepagas que, según dijeron, se las regaló el PRI, alimentando las acusaciones de una enorme compra de votos. Por lo menos algunos de los poseedores de las tarjetas estaban furiosos. Se quejaron de que no recibieron tanto como se les prometió o de que algunas tarjetas ni siquiera funcionaban. María Salazar, una estudiante universitaria de 20 años, se presentó con su padre, Antonio Salazar, de 70 años, para cobrar tres tarjetas de regalo. “Nos las dieron a nombre del PRI y del ‘diputado’ Héctor Pedroza (del PRI)’’, dijo María Salazar afuera de la tienda, mientras llevaba bolsas de plástico con papel higiénico, aceite, arroz, galletas saladas y sopas instantáneas. “Nos dijeron que eran de 500 pesos (37,50 dólares) y llega uno a la caja y son de 100 méndigos (infames) pesos (7,50 dólares)’’, manifestó.


Comentarios


La izquierda mexicana insiste en pedir recuento