La Lobería, un atractivo intacto

La construcción del Centro de Interpretación Faunística se realizó a fines de 1979. Allí se encuentra instalada la colonia más antigua de lobos marinos de la Patagonia.



1
#

En un punto al sureste de Viedma, sobre los acantilados que conforman el primer escalón continental en el litoral atlántico, se iniciaron a fines de enero de 1979 las obras de construcción del Centro de Interpretación Faunística de La Lobería. Allí se encuentra instalada una de las más antiguas colonias de lobos marinos de la Patagonia, componente del reducido grupo que sobrevivió a la irracional devastación a la que fue sometida la especie en el siglo pasado.

El lugar, que se había incorporado como una opción más a las atractivas posibilidades que ofrecía el circuito turístico con influencia directa sobre la capital rionegrina, pasó a contar con este proyecto con un nuevo elemento que sería para contribuir a perfeccionar y acrecentar el conocimiento del visitante a través de la experiencia que
–superando la pasiva observación–, sirviera para extender la necesidad conservacionista que requiere el acervo faunístico provincial.

Hay que recordar que este atractivo, al momento de anunciarse el proyecto tenía un número superior a los 1200 lobos marinos por lo que fue declarado reserva turística provincial con un régimen de protección del área y adyacencia de la denominada Punta Bermeja (playa Bonita), 10 km al norte de La Lobería, todo en virtud del decreto 898/71.

Los 200 m2 en los que se comenzó la construcción, estaban destinados a ser un espacio que permita “aprehender” características y hábitos de una especie que engloba: morsas, focas y otarias.

El Centro de Interpretación, el segundo que se construiría en el país, contaría con una zona para el estacionamiento, vestíbulo, sala de exposiciones, proyección, bar, terraza en los distintos niveles, una acera hasta el mirador ya construido, oficina administrativa, depósitos, sanitarios e instalaciones para el encargado.

Lo que leímos, lo que publicamos

PRODUCCIÓN Y TEXTOS:

Edith Cabrera ecabrera@rionegro.com.ar


Comentarios

La Lobería, un atractivo intacto