La mala praxis y la adscripción




Un error del gobierno insinuó un conflicto donde no estaba, con los gremios. Otros derivaron en espacios perdidos. La preocupación del senador Weretilneck.


Río Negro atravesará financieramente julio, con un default por el no pago de los bonos en dólares. Se ajustó nuevamente al precepto nacional y quedó atada al éxito o fracaso de la negociación de Martín Guzmán.

Si Nación cumple, la Provincia recibirá este mes otros 1.950 millones, con los 1.700 millones pendientes del crédito y los 250 millones de un ATN. Suficiente para abonar aguinaldos y urgencias con proveedores. Agosto tendrá mayores complicaciones.

La mala praxis insinuó un conflicto donde no estaba, con los gremios. El anuncio del pago desdoblado para el aguinaldo generó algo más que formales reacciones. La crítica de UPCN se esperaba por su exclusión, mientras que con Unter y ATE se cayó en el peor error gubernamental cuando se actuó sin previa evaluación con quienes se viene trabajando juntos. El sindicato docente peregrinaba por una reunión paritaria, y ATE se movilizó, con fuertes censuras a la gobernadora, aunque todo quedó en la nada cuando Carreras convocó al mandamás de la organización, Rodolfo Aguiar. Aquel desenfrenado rechazo transmutó en promesas de caminos compartidos. Las cosas volvieron a lo que debió ser el principio, pero ahora con costo para el gobierno.

Hay otras fallas graves cuando el oficialismo pierde espacios propios. En algunos ámbitos, como en el Consejo de la Niñez, serán yerros perturbadores. Ya conducido por el FdT, la sorista Daniela Salzotto inquietó a la Senaf con la sola revisión de falencias, siempre disimuladas cuando el Coniar estaba bajo control del mismo oficialismo.

Antes, otra distracción permitió que el intendente radical de Darwin, Víctor Mansilla, asuma la conducción del Ente del Valle Medio. De los ocho jefes comunales partícipes, cinco son de Juntos o aliados y además lo integran tres entidades amigas. Mansilla fue electo por una atenta maniobra radical y el gobierno nuevamente llegó tarde.


La adscripción nacional es un inequívoco camino coincidente entre Carreras y Weretilneck. Ella repite su apoyo al presidente y él, en la práctica, conforma un interbloque con FdT.


En el 2018, Weretilneck puso en marcha ese Ente con la presidencia del mandatario de Lamarque, Sergio Hernández, un justicialista con inmejorable relación. El exgobernador se interesó por todos los escenarios y por eso hoy está preocupado por esos forzados repliegues.

Ni hablar de la pasividad partidaria forzada por la cuarentena. Antes de dejar el gobierno, el senador reunió a Juntos en Viedma donde describió su división de tareas con Carreras, y reasignó un rol clave a la militancia. Bastó sí una charla virtual de la Mesa, que preside Weretilneck, y a Carreras poco le gustó, especialmente porque se enteró por las redes.

La gobernadora valora el liderazgo de su antecesor pero también se entusiasma con los sondeos de imagen que le acercan. Reporta últimamente uno de su equipo comunicacional con una valoración positiva por encima del 60%, con la salvedad que su gobierno figura mejor. Pondera ese dato en que lo suyo no es una gestión concentrada. Existen otros sondeos, entre ellos, uno nacional -CB Consultora- y también online, donde sobre 686 casos la mandataria tiene un 44% de valoración “muy buena” y “buena” en junio, con una baja del 9% en relación a mayo. En Río Negro, Fernández llega al 60%.

Carreras y Weretilneck se imponen distancia, a pesar de sus programados encuentros, como el de esta semana. Allí se concentran en la adscripción al gobierno nacional. Ella lo recalca públicamente y él -en la práctica- parece constituir un interbloque con el Frente de Todos.

Doce bancas hay en el Senado y nueve son unipersonales. Dos o tres siguen al oficialismo, garantizándole sus 41 originales votos, a pesar de sus actuales bajas (José Alperovich y Carlos Menem). Con un repaso de las votaciones, el rionegrino -con Magdalena Solari de la fuerza misionera y, en menor medida, con Carmen Crexell del MPN- integra ese conjunto. Weretilneck se mantuvo en el lado oficial incluso en los proyectos polémicos, como la comisión investigadora para Vicentin.

Esta actual adhesión nacional, por momentos, es el único y evidente camino coincidente entre ellos.


Comentarios


La mala praxis y la adscripción