La mancha de sangre en la campera de Atahualpa, clave en el nuevo juicio

El segundo proceso por la muerte del joven en Viedma ocurrida en junio de 2008, arrancará el 1 de marzo y se esperan más de 30 testigos.



1
#

Pasaron más de 10 años y no se sabe quién mató a Atahualpa.(Foto: Archivo )

Más de treinta testigos declararán en las audiencias orales y públicas del segundo juicio por el asesinato del joven Atahualpa Martínez Vinaya -impune desde el 15 de junio de 2008- según resolvió el tribunal presidido por el juez Carlos Mussi, acompañado por Marcelo Valverde e Ignacio Gandolfi.

El debate se iniciará el 1 de marzo próximo y se extenderá hasta el 22 de ese mes, para dar paso luego a los alegatos de las partes y la lectura de la sentencia. En ámbitos judiciales se estima que habrá entre 4 y 8 testimonios en cada una de las jornadas, cuatro de ellos son de identidad reservada.

En esta resonante causa volverán a estar imputados Carlos Morales Toledo, Felipe Carrasco y María Belén Fernández Barrientos quienes fueron absueltos en 2014 durante el primer juicio.

Luego de aquella sentencia, dispuesta por el tribunal que presidió el exjuez Juan Bernardi, el fiscal de Cámara Fabricio Brogna fue en casación al Superior Tribunal y el organismo judicial anuló aquel fallo.

La por entonces Defensora General, Rita Custet, fue en queja a la Corte Suprema y el máximo órgano judicial de la Nación rechazó ese planteo a favor de la absolución de los imputados, confirmó la anulación de la primera sentencia absolutoria y ordenó un segundo juicio.

En abril de 2016 el STJ ordenó que continúe la sustanciación de la causa con distinta composición de magistrados.

El fallo tuvo los votos afirmativos de Liliana Piccinini, Ricardo Apcarián, Enrique Mansilla y Sergio Barotto, con la abstención del juez subrogante Gustavo Guerra Lavayén.

Para este segundo juicio la querella solicitó la profundización de algunas pruebas con nuevos mecanismos tecnológicos ahora disponibles.

La primera sentencia anuló el allanamiento realizado durante la investigación en la casa de Carrasco, donde fue secuestrada una campera en la que fue detectada una mancha de sangre con ADN de Atahualpa, prenda que además algunos testigos señalaron era usada por Morales Toledo.

Se estima que la valoración de esta prueba y los testimonios recogidos sobre el particular serán puntos centrales en el nuevo debate.


Comentarios

La mancha de sangre en la campera de Atahualpa, clave en el nuevo juicio