La maternidad del Heller, el lugar adonde llegan al mundo 1.400 neuquinos por año

<i>De nada sirve tener insumos si faltan enfermeros, pediatras, neonatólogos.Es un tema crítico que deberán tratar las nuevas autoridades</i>



1
#

Con el título de la más grande del sistema público de la provincia, la maternidad cumple una función imprescindible para un amplio sector de la población.(Foto: Mauro Pérez )

2
#

Mauro Pérez

Incubadoras y servocunas, parte del equipamiento del centro de salud.

Laura Loncopan Berti lauraloncopan@rionegro.com.ar

NEUQUÉN (AN).- El hospital Heller tiene la maternidad más grande del sistema público de salud: se realizan entre 1.200 y 1.400 partos anuales. Nacen niños de hasta 34 semanas de gestación y ha crecido el número de mamás adolescentes. Recientemente se renovó el equipamiento para neonatología. “Estábamos trabajando con una sola incubadora en adecuado funcionamiento”, contó César Romero, jefe y coordinador del Centro Infantil del hospital.

El pediatra explicó: “Nuestra complejidad es un Nivel II, en lo que respecta a las internaciones neonatales, que incluye pacientes de 34 semanas o más de gestación y/o 2 kilogramos de peso. Recibimos pacientes más chiquititos desde el Castro Rendon, pero que ya están estables y sin patología grave. En nacimiento, el límite es 34 semanas. Un bebé normal nace de 40 semanas y pesa arriba de los 3 kilos.”

Señaló que menos del 10% de los pacientes son prematuros. Se realizan entre 1.200 y 1.400 partos anuales en el hospital y hay un 30% de cesáreas. En el 2015 hubo 340 egresos neonatales, que son los niños de menos de un mes que tuvieron alguna patología por la cual debieron ser internados.

Recientemente se renovó el equipamiento en neonatología mediante una inversión aproximada de 1.600.000 pesos. La adquisición se realizó con dinero de la provincia a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Se incorporaron seis incubadoras y dos servocunas, además de monitores multiparamétricos, saturómetros y equipos para todo lo que son las fuentes de oxígenos y equipos de luminoterapias.

“La incubadora crea un ambiente externo lo más parecido al interno materno, al útero, brindando temperatura y humedad adecuada. La servocuna está hecha para poder hacer procedimientos sobre el paciente. La incubadora es toda cerrada, la servocuna es abierta y tiene una pantalla radiante arriba”, precisó el pediatra.

Agregó: “Estábamos trabajando con una sola incubadora en adecuado funcionamiento, por eso es tan importante este recambio del instrumental, pero también es muy importante el tema del recurso humano”.

En neuquén


Comentarios


La maternidad del Heller, el lugar adonde llegan al mundo 1.400 neuquinos por año