La nieve en Bariloche es una fiesta de la que no disfruta ni un solo turista

La pandemia dejó la ciudad ícono del invierno argentino sin visitantes. Los residentes aprovecharon el domingo y salieron a disfrutar.



La calle Austria, en el barrio Las Margaritas, se transformó en una improvisada pista de esquí. Muchos aprovecharon para sacar del armario la ropa de invierno. Foto: Marcelo Martinez

La calle Austria, en el barrio Las Margaritas, se transformó en una improvisada pista de esquí. Muchos aprovecharon para sacar del armario la ropa de invierno. Foto: Marcelo Martinez

Durante los últimos años, la primera gran nevada se hacía esperar ante la llegada de los primeros turistas al inicio del invierno. Hoy, a pocos días de julio, la ciudad ya se cubrió por completo de nieve, con sectores que acumulan hasta 20 centímetros. La paradoja este año es que no hay turistas que puedan disfrutarla.

El último viernes el pronóstico se cumplió y comenzó a nevar intensamente en la región cordillerana. Las condiciones persistieron todo el fin de semana.

Muchos barilochenses buscaron pendientes en los barrios para lanzarse en culipatín o en trineos, incluso en el centro de la ciudad. Muchos aprovecharon para sacar los esquíes.

Los turistas buscaron las mejores pendientes en sus barrios. Foto: Marcelo Martinez

En algunos sectores, cuando el clima dio un respiro, hubo quienes desafiaron la cuarentena y aprovechando que aún no se puede ir a la montaña, para animarse a esquiar y hacer snowboard.

Turismo

35.000
turistas suelen llegar en esta época del año, que es la previa de la temporada alta, a Bariloche.

“Es una nevada de abajo, que ingresa desde el Atlántico con vientos del este. Son más intensas en las ciudades y en los caminos porque nieva en las cotas de 500 a 1.000 metros”, detalló Fernando Frassetto, meteorólogo de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas. Explicó que por esta razón también afectó a la región sur, la precordillera y las ciudades cordilleranas.

Tampoco faltó el snowboard. Foto: Marcelo Martinez

“A su vez -puntualizó- también entra frío del Pacífico y hay nieve en la alta montaña. En suma, nieva en todo el centro oeste de Río Negro y julio viene muy frío”.

Solo en junio, Bariloche recibe unos 35.000 turistas que aprovechan los precios de la previa a la temporada alta. Por lo general, llegan visitantes de todo el país, los primeros turistas brasileños y los primeros contingentes de turismo estudiantil.

De acuerdo con un estudio que fue encargado por la Cámara de Turismo de Bariloche, la ausencia de turistas generará una pérdida para la ciudad estimada en 750 millones de pesos para junio.

“Esta semana comenzaban a llegar los estudiantes uruguayos. Teníamos por delante un muy buen año con la visita de 4.000 chicos de Uruguay. También por estos días, arrancaba Mar del Plata”, planteó Néstor Denoya, de la Asociación de Turismo Estudiantil de Bariloche.

Las actividades de montaña están prohibidas pero algunos barilochenses aprovecharon para esquiar. Foto: Marcelo Martinez

“Paradójicamente -añadió- nos encontramos con esta nevada. Últimamente, para esta época, la nieve se hacía rogar. Era difícil que llegaran los turistas y encontraran esta cantidad de nieve. Pero festejo que la gente no se muera”.

Denoya fue contundente: “No arriesgo a hacer ningún análisis porque esto cambia día a día pero estimo que estaremos sin turistas hasta el verano, al menos en cantidad. Ojalá el Estado se mueva un poco más en pos de la gente que no encuentra respuesta ni a través del IFE ni de los planes”.

Días atrás, la Policía detuvo a dos barilochenses que esquiaban en el cerro Catedral. Pero no eran los únicos. Ente del Cerro Catedral advirtió que más allá de que las actividades de montaña continúan prohibidas, hay alto riesgo de avalanchas. En el cerro realizarán detonaciones controladas hoy para minimizar riesgos.

La cuarentena y el finde ayudan a que no haya más trastornos

Al registrarse durante el fin de semana, la nevada no generó excesivos trastornos. La subsecretaria de Protección Civil, Patricia Díaz, aseguró que ningún barrio quedó aislado aunque se puede transitar con “extrema precaución” y con cadenas para los vehículos. “A partir del martes está pronosticada agua nieve”, recalcó.

El dirigente barrial Daniel Fuentes aseguró que el barrio Pilar I, uno de los más altos, se encuentra prácticamente en silencio.

“Las calles están intransitables. Es un jabón: nieve con hielo abajo. Entonces, prácticamente la gente no sale. Algunos van hasta los almacenes nomás”, recalcó Fuentes. “Y a esto se suma –planteó- que el 40% se calefacciona con leña y garrafa, que no está viniendo por el corte de la ruta y la leña es imposible de encontrar. Lo del Plan Calor aguanta solo unos días”.


Comentarios


La nieve en Bariloche es una fiesta de la que no disfruta ni un solo turista