La patearon en el piso hasta que dijo dónde estaba la plata

Una pareja golpeó la puerta de la casa de una mujer de 78 años preguntando por el alquiler de una cabaña, pero en realidad eran ladrones. La víctima, madre del ex intendente de El Hoyo, Mario Breide, fue maniatada con precintos.





Con la excusa de averiguar por el alquiler de una cabaña, una pareja entró ayer a las 10 a la vivienda de Margarita Sarquis (78), ubicada en el barrio Los Abedules, de El Bolsón. Pero no eran clientes, sino violentos ladrones que la atacaron hasta que cayó al piso, le ataron las manos con precintos y la patearon hasta que les dijo dónde guardaba sus ahorros. Huyeron con unos 20.000 pesos, la billetera, el celular de la mujer y otras pertenencias. Hasta anoche no había datos ciertos sobre los autores del robo.

Tras el ataque la mujer quedó maniatada en el suelo, lastimada y ensangrentada. Como pudo se las ingenió para arrastrarse hasta el teléfono y marcar el teléfono del comercio de Cecilia Aleuy, la esposa del intendente Bruno Pogliano, a quién contó el calvario que estaba viviendo y le pidió ayuda.

El hecho causó conmoción en la Comarca Andina, ya que la víctima, madre del ex intendente de El Hoyo, Mario Breide, es una vecina conocida.

Precisamente Breide contó que por los golpes recibidos “seguramente” su madres quedará con secuelas ya que tiene una enfermedad en la columna. “Todavía está bajo un shock emocional muy fuerte por lo que le tocó vivir”, describió minutos después del hecho.

Enseguida se mostró “muy preocupado” porque “estas cosas pasan a las 10 de la mañana en una ciudad turística como la nuestra. Me negué a que la policía y el fiscal entren a la casa porque me pareció una tomada de pelo el operativo que hicieron, perdimos una hora en vez de buscar a los culpables, que salieron caminando a media mañana con una caja fuerte en la mano”.

Según describió, la pareja “actuó muy rápido y fueron a lugares claves, parecían muy profesionales, sabían perfectamente lo que buscaban”.

La vivienda está en

un barrio residencial

La mujer fue sorprendida por sus agresores, ya que abrió la puerta “pensando que era el bioquímico que venía para hacerle unos análisis”, detalló su hijo Mario Breide.

Desde su óptica, “esta modalidad apareció hace poco en la zona, hoy el chorro viene agresivo, falopeado. Somos varios los que estamos pensando en la seguridad de otra manera, involucrándonos más. De lo contrario, nos vamos a tener que mudar a otro lado”. Margarita vive en un barrio residencial, a 3 cuadras de la plaza España y a 4 de la avenida San Martín. La llegada y partida de la pareja no fue advertida por sus vecinos. Se analizaban las cámaras de vigilancia de los negocios cercanos.


Comentarios


Seguí Leyendo

La patearon en el piso hasta que dijo dónde estaba la plata