La Peña: el carnicero lo sabe, está en una posición de poder



La rapidez de los carniceros siempre dejó tela para cortar. O carne para cortar, como prefieran.
Es que literalmente quedamos en sus manos a la hora de elegir qué comer. La confianza en ellos es nuestro único sostén y a veces hasta nos queremos hacer los simpáticos para que nos den un corte mejor.
Pero salvo que nos hagamos amigos y cerremos los ojos, en la carnicería hay que estar atentos. No es que siempre nos van a embromar, pero a los más desconocidos los carniceros les tienen menos consideración.
Usted no alcanzó a pedir lo que quería que el carnicero ya lo metió en la bolsa y hasta la está cerrando. Y guarda con decirle algo que con la mirada son capaces de incinerarlo delante de todos.
No alcanzó a decir ese matam…. que ya el mismo carnicero eligió el matambre más duro posible y lo va a obligar a masticar un buen rato.
El carnicero lo sabe. Sabe que está en una posición de poder, sabe que si él quiere usted comerá buen asado y si él quiere comerá piedra. Entonces un poco se hace el difícil.
A esta altura me parece que la clave es la carnicería. Si usted sabe que su proveedor trae animales habitualmente tiernos, siga comprando ahí y no se deje engañar por las luces azules que algunos ponen para disimular el color de la carne. Elegir un corte es confiar en la carnicería y en el carnicero y lo que pague de más lo tendrá en sabor, en ternura y en calidad. Es decir podrá pagar 20 o 30 pesos menos el kilo pero las sorpresas pueden ser grandes cuando llegue a su casa.
El carnicero no le da tiempo para revisar lo que lleva. El corte con seguridad mostrará sólo la mejor parte, pero cuando llegue a su casa abre la bolsa y verá que del lado de adentro del corte está la parte menos tentadora.
Es decir, tiene derecho a desconfiar, porque en la carnicería se juntan su necesidad de comprar bien y la del carnicero de vender todo. En el medio hay que buscar el equilibrio.


Temas

La Peña

Comentarios


La Peña: el carnicero lo sabe, está en una posición de poder