El Gobierno le respondió a la Corte Suprema tras el fallo a favor de Rodríguez Larreta

Los principales funcionarios nacionales criticaron la decisión del máximo tribunal judicial respecto al dictado de clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires.

Los miembros de la Corte, en el ojo de la tormenta.

Los miembros de la Corte, en el ojo de la tormenta.

El Gobierno nacional cuestionó hoy la decisión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que falló a favor de la Ciudad de Buenos Aires respecto al dictado de clases presenciales.

Desde la Casa Rosada aseguraron que el fallo “no resuelve nada porque hace referencia a un DNU (el 241) que ya no rige” y aclara que el Decreto de Necesidad y Urgencia que lo sucedió “está más fundado dado que, entre otras cosas, se redactó después del dictamen del procurador interino (Eduardo) Casal”, que había hecho referencia a una presunta falta de fundamentos.

Mediante un comunicado oficial firmado por el secretario de comunicación y prensa, Juan Pablo Biondi, el Gobierno sentó su postura a través de una serie de puntos concluidas con la frase: "Nuestro propósito es que podamos volver, cuanto antes, a vivir con la mayor normalidad posible, desarrollando plenamente las actividades que hoy se encuentran temporariamente restringidas por la pandemia. Es lo que más anhelamos y por lo cual trabajamos cada día".

En el enumerado, detallaron que restricciones de este tipo también sucedieron en otros países del mundo y que de no haberlas tomado "hubiese significado aceptar un riesgo de consecuencias irreversibles para la salud pública y para la vida de las personas".

Además, señalaron que los casos disminuyen en el AMBA luego del decreto y que "resulta contra fáctico y no puede verificarse qué hubiera sucedido si el Gobierno Nacional no hubiera adoptado medidas a tiempo".

A su vez, expresaron que la sentencia "no resolvió un caso particular y concreto, sino que realiza consideraciones indicativas, toda vez que ya no se encuentra vigente el DNU cuestionado".

La línea de los cuestionamientos al fallo del máximo tribunal la marcó el propio presidente Alberto Fernández, quien en el marco de un acto público aseguró que seguirá "cuidando de la salud de los argentinos y argentinas por más que se escriban muchas hojas en sentencias".

Desde Casa Rosada adelantaron que el Gobierno seguirá trabajando en la elaboración de un proyecto de ley para que "en función de criterios científicos claros y precisos, se faculte al Presidente de la Nación y a los gobernadores a tomar restricciones y medidas de cuidado durante esta situación excepcional".

A través de sus redes sociales, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner también cuestionó el fallo de la Corte al asegurar que "los golpes contra las instituciones democráticas elegidas por el voto popular ya no son como antaño".

En tanto, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, enfatizó que el fallo de la Corte "es una discusión alejada de la realidad de las terapias intensivas".

Cafiero escribió en la misma red social que "es lamentable que la Corte haya consumido su tiempo en cuestiones de autonomía y jurisdicción en medio de una pandemia que diariamente cuesta cientos de vidas".

Por su parte, el ministro de Justicia, Martín Soria, aseguró el fallo "lleva al límite el funcionamiento institucional", y aseguró que las consecuencias "no son políticas, se miden en vidas".

"Avalar que cada provincia o ciudad pueda hacer lo que quiera para enfrentar la pandemia, es aceptar la derrota contra el virus", advirtió el ministro en su cuenta de la red social Twitter.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


El Gobierno le respondió a la Corte Suprema tras el fallo a favor de Rodríguez Larreta