La Regata del río Negro y un día calcado

El segundo parcial entre de la Regata entre Roca y Regina, fue un calco del primer tramo respecto al top five de punta. Los españoles Alonso y Fernández Fiuza volvieron a ganar.



#

El imponente Balneario de la Isla 58 de Regina se preparó para la fiesta y los invitados no faltaron a la cita. Cada uno de los elementos que hacen de esta Regata del río Negro una de las mejores de la historia, estuvieron en su lugar, tal como sucedió en el primer parcial de la prueba. De hecho, en el agua, el reflejo fue total.

Los primeros cinco que habían arribado a Paso Córdoba el sábado apretados en un puñado de segundos, se repitieron ayer en Regina. No hubo diferencias, ni en los puestos ni en los tiempos, respecto al primer día de competencia.

Así, los españoles Iván Alonso Lage y Álvaro Fernández Fiuza volvieron a prevalecer en el sprint final sobre los maragatos Sebastián Vergauven y Sebastián Jócano, dejando una vez más con sabor agridulce a los pibes, que piden su lugar en la mesa grande de la Regata.

“Se hizo largo, teníamos ganas de llegar. De todas maneras, fue más entretenido que en la primera etapa. Intentamos escaparnos un par de veces, pero no pudimos. Igual estamos contentos porque chocamos con un tronco y se nos clavó el timón. Así que nos tuvimos que bajar, arreglarlo y por suerte pudimos agarrar el pelotón otra vez”, declaró Vergauven apenas se bajó del bote.

Hoy se viene una etapa corta, explosiva, que podría ser bisagra para el futuro de la prueba. “No tenemos hablada la estrategia pero podría deparar alguna sorpresa. Igual, todavía queda la contrarreloj. Queda mucho por recorrer…”, agregó Sebastián y no falta a la verdad.

Los separan sólo un par de segundos en la general de los españoles y sus chances siguen intactas, lo mismo para quienes ocupan el último lugar del podio.

Idéntica posición en las dos etapas para Julián Algañaraz y el húngaro Adrian Boros, actual subcampeón del mundo. El tercer lugar los mantiene en una situación expectante, pero se sabe, ganar una etapa ayuda en el aspecto anímico y por ahora ese sólo ha sido un privilegio de los españoles.

Cuartos entraron los neuquinos Dardo Balboa y Mario Rosas y, completando el top five, los multicampeones de la prueba Néstor Pinta y Martín Mozzicafreddo.

La palabra del Piri

No es una novedad que el quinto lugar no le queda cómodo a la eterna dupla de la Regata, aunque seguir compitiendo es su alimento para no bajar los brazos.

“Somos conscientes de que los cuatro botes que nos anteceden son superiores al nuestro. Es obvio que cuando uno pone el bote en el agua sale a competir y quiere ganar, pero hay que poner los pies sobre la tierra y disfrutar de esto”, afirma Pinta.

“Ayer me pasó y hoy también: mirar para el costado y ver pasar todos los años que llevo en esto. Ver a mi hijo a mi lado, cuando no hace mucho era un bebé, es muy gratificante”, agregó el Piri, quien tiene la descendencia asegurada en el agua.

Su hijo Damián, junto a Federico García Opazo, volaron en K-2 junior y se afirmaron sextos en la general de la prueba.

Canotaje


Comentarios


La Regata del río Negro y un día calcado