Neuquén: Dónde voto para las elecciones de concejales

La semana económica: El daño ya está hecho

La permanencia de Martín Guzmán significa una señal favorable en la dirección correcta, aunque es necesario saber cuánto margen de maniobra tendrá en sus decisiones.




Presidente Alberto Fernández y ministro de Economía Martín Guzmán.

Alberto Fernández puede encontrar una solución parcial a la grave crisis desatada en la alianza que conduce el Gobierno y controla a grandes rasgos el Congreso, pero el daño ya está hecho en la economía.

El peronismo perdió en 17 de los 24 distritos electorales. De repetirse los resultados en las elecciones legislativas del 14 de noviembre, se quedaría sin mayoría en el Senado -por primera vez desde la restauración de la democracia en 1983-, y perdería la condición de primera minoría en Diputados.

El daño electoral se puede cuantificar en las cuotas de poder que cederá la alianza del Frente de Todos.

El daño económico aún es inconmensurable a partir de la incertidumbre que generó una disputa feroz en la cúpula del Gobierno durante más de 72 horas.

La incertidumbre genera interrogantes; paraliza la toma de decisiones y, sin dudas, hará más lenta la recuperación que se insinuaba tras la caída del 10 por ciento en 2020.

Los dos proyectos anunciados por Alberto Fernández en las horas posteriores a la derrota tienen un futuro incierto en el tramo legislativo.

Las iniciativas sobre Compre Argentino y sobre los hidrocarburos están sujetas ahora a los tironeos que provoca el realineamiento en el peronismo.

Hubieran podido ayudar a salir de la parálisis, sin embargo, la falta de timing del Presidente fue notable. Aún no había reaccionado a la cachetada que le propinaron las urnas.

¿Daño con o sin FMI?

La crisis política se desató a partir de la catástrofe electoral, que dejó ver el cansancio social por el manejo de la pandemia; los muertos por Covid-19 (con el mazazo de “la foto de Olivos”) y los errores en la economía.

El bolsillo sintió la falta de trabajo y el cierre de miles de comercios y pymes.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner discuten cuánto daño puede provocar un acuerdo con el Fondo, que siempre exigirá superávit comercial -mayor aliento a las exportaciones- y un control del déficit fiscal.

La vicepresidenta y el kirchnerismo duro -Fernanda Vallejos lo demostró en sus audios- creen que es posible incentivar la demanda poniendo plata en el bolsillo de trabajadores a través de subsidios o de otras medidas, que el Estado debe cubrir con emisión.

Conclusión: el daño en los bolsillos es manifiesto porque la suba de precios torna irrisorio cualquier aumento que no esté vinculado con un incremento en la producción de bienes y servicios. Al final, los compradores pagarán más por aquello que desean tener.

Este concepto básico está malentendido por un núcleo importante del Gobierno, así como que es factible conseguir financiamiento externo sin un acuerdo con el FMI.

La permanencia de Martín Guzmán significa una señal favorable, aunque será necesario saber cuánto margen de maniobra tendrá en sus decisiones.

El proyecto de Presupuesto 2022 no prevé pagos al Fondo, lo que supone implícitamente la existencia de un acuerdo aún no firmado.

Tampoco incluye el IFE, mientras que establece el escalonamiento en las tarifas de los servicios públicos, otra medida que había sido resistida por el kirchnerismo, que alentó aumentos planos y menores a la inflación.

El desquicio más grave fue el imaginario de que se podían controlar los precios a través de valores fijados por la Secretaría de Comercio.

La emisión, la oferta y la demanda y el irregular funcionamiento de ciertos mercados destrozaron el Excel oficial.

Guzmán pregonó en todas las tribunas que el país necesita dólares, por lo que debe exportar más para tener las divisas que permitan traer los insumos que requiere la industria para llevar su capacidad instalada al máximo. Sin dólares, la recuperación será en cuentagotas.

Además, los argentinos quieren dólares para cuidar sus ahorros.

No pudo ganar la batalla del cierre de las exportaciones de carne, que ya provocó pérdidas de ingresos por 500 millones de dólares y de puestos de trabajo, además de alentar la incertidumbre en un sector clave. Aun con “La Niña”, el campo producirá en el actual ciclo casi 120 millones de toneladas de los tres principales granos.

La fractura expuesta en lo político también reveló concepciones económicas distintas entre las fracciones que componen el Gabinete.

Esa es la grieta que deberá cerrar Alberto Fernández, para evitar más daños. Sin confianza no habrá una recuperación sólida.


Comentarios


La semana económica: El daño ya está hecho